Monumento

Casa Museo Abel Salazar
13 noviembre, 2020 / , ,

Ubicado en S. Mamede Infesta, es una construcción de finales de siglo XIX. Se adjunta una capilla del siglo XVII, que servía de taller al patrón. Fue en esta casa donde transcurrieron los últimos años de existencia del científico y profesor portugués.
En la exposición permanente de la casa, además de la colección de pinturas, dibujos y grabados, hay utensilios y escritos científicos de Abel Salazar, así como muebles originales de la casa.

La Casa-Museu recupera parte del ambiente familiar del mecenas, a través de objetos personales y retratos, así como testimonios de la actividad del investigador, pedagogo y divulgador de intervenciones cívicas, a través de cartas, manuscritos, pruebas tipográficas, periódicos y revistas donde colaboró.
También es en la casa donde se ubican la biblioteca del médico y la biblioteca de Alberto Saavedra, con un fondo documental especializado sobre la vida y obra de Abel Salazar.
En el jardín, se encuentra el Pabellón Calouste Gulbenkian, con un programa regular de exposiciones con artistas contemporáneos.
Fueron los amigos y admiradores de Abel Salazar quienes, tras su muerte, pensaron que el mayor homenaje que podían rendirle era transformar su casa en una fundación.
Se emprendieron varias iniciativas para recaudar fondos para la tarea de defensa y divulgación de la Obra de Abel Salazar, incluida la compra de la casa para su transformación en museo. Pero fue solo casi 11 años después que se creó la “Sociedade Divulgadora da Casa-Museu Abel Salazar de S. Mamede Infesta”.
Sin embargo, las dificultades continuaron y la Sociedade Divulgadora apeló a la Fundación Calouste Gulbenkian, que adquirió, en 1965, toda la obra artística, literaria y científica y los bienes y terrenos adscritos a la Casa-Museu. Durante el período que perteneció a la Fundación Calouste Gulbenkian, la casa estuvo cerrada al público por obras de restauración, construcción de la caseta de vigilancia y el pabellón para exposiciones periódicas.
En 1975, la Fundación ya no pudo asumir las responsabilidades de la Casa y plantea la cuestión de la donación de la Casa-Museu a la Universidad de Porto, que fue autorizada superiormente para aceptar la donación.

La Casa-Museo Abel Salazar, bajo la supervisión de la Universidad de Porto, se gestiona con el apoyo de una Asociación Reveladora, entidad cultural y considerada de Utilidad Pública. Centrada en el valor humano, social y artístico del mecenas, la Casa-Museu tiene como objetivo estimular el interés por la obra de Abel Salazar en las distintas ramas que cultivó, activar la publicación de estudios en torno a las diferentes competencias del científico, fomentar la colaboración con las escuelas. y organizaciones culturales y recreativas, para completar la labor de inventario e investigación del patrimonio literario tanto publicado como inédito, asumiéndose como un centro de información e investigación insustituible para el artista y científico Abel Salazar.

 

Hospital Santo António – 250 years of City Hospital
6 noviembre, 2020 / , ,

Ubicado en el Centro Histórico de Porto, más precisamente en Largo do Professor Abel Salazar, el Hospital de Santo António completó, en 2020, 250 años desde que se colocó la primera piedra.

La historia del Hospital de Santo António surge como una saga de determinación, audacia y altruismo. En primer lugar, su construcción, que, independientemente de la megalomanía del proyecto y el error de ubicación, muy pantanoso, constituía una necesidad imperiosa de la ciudad en transformación.

Sin embargo, quedó demostrado que, para construir y mantener su Hospital, la gente de Porto y su Misericordia a menudo se encontraban solos y consternados por el poder que, en momentos decisivos, trataba a Porto con el orgullo de un centralismo que solo a mediados del siglo XX empezaría a mirar la ciudad en la medida adecuada de sus necesidades hospitalarias.

El 15 de julio de 1770, el terreno baldío en las afueras de Largo dio paso a la construcción del Hospital, pero la propuesta presentada por el arquitecto inglés John Carr no llegó a concretarse por completo, tal fue su tamaño, grandiosidad y costo. El inicio de la construcción enfrentó una dificultad inesperada, el terreno era muy húmedo y pantanoso, lo que dificultaba la construcción de los cimientos que soportarían el edificio. John Carr, que nunca vino a Porto, diseñó los interiores en ladrillo. La opción por el granito ha cargado y prolongado la construcción.

Además de los problemas geográficos, los primeros años de construcción estuvieron marcados por las “turbulencias” de las invasiones francesas, entre la década de 1770 y principios del siglo XIX, provocando que solo se llevaran a cabo dos tercios del proyecto.

Más adelante en la historia, e incluso después de la inauguración de la unidad, que ocurrió solo en 1824, el país libró una guerra civil entre absolutistas y liberales y, más tarde, aún enfrentó la peste bubónica y la gripe española de 1918.

También es en 1825 que se asocia con el hospital, la Escuela Médico-Quirúrgica de Porto, antepasado de la Facultad de Medicina de Porto que funcionó allí hasta finales del año 1959, trasladándose al recién construido Hospital São João.

Después de 20 años, en 1979, el hospital vuelve a recibir estudiantes del 4º año de la carrera de medicina en el Instituto de Ciencias Biomédicas Abel Salazar (ICBAS) de la Universidad de Porto, asegurando la regencia de la mayoría de las unidades curriculares. Actualmente, la admisión media es la más alta entre los 7 másteres integrados en Medicina de las universidades portuguesas.

El edificio es el más palladiano de los portugueses, y el más grande, construido fuera de las Islas Británicas, desarrollándose en varias plantas, de forma sobria, simple y simétrica, pero con volúmenes bien definidos que animan la superficie.

Se convirtió en el “hospital de la ciudad” y, desde 1910, es considerado Monumento Nacional. Hoy, el Hospital de Santo António es el ancla del Centro Hospitalar Universitário do Porto, que también incorpora el Centro de Genética Médica Jacinto de Magalhães y el Centro Materno Infantil Albino Aroso Norte, resultado de la fusión de la Maternidad Júlio Dinis y el Hospital Infantil María Pia, así como el patrimonio humano y cultural del Hospital de Enfermedades Infecciosas Joaquim Urbano. CHUP se dedica a la asistencia, docencia, prácticas médicas, formación, innovación e investigación clínica y científica. La zona de referencia directa va desde el cosmopolita paseo marítimo hasta las antiguas islas de Porto, pasando por la ciudad, los barrios populares y los pueblos de Gondomar. Tiene cerca de 4400 trabajadores, de decenas de profesiones. Cada día que pasa, hay alrededor de 100 ingresos, 2900 consultas, 140 cirugías programadas, 420 episodios de emergencia, 300 episodios de hospital de día y 10 partos. Cada semana, alberga un nuevo ensayo clínico multicéntrico internacional y coloca cuatro artículos científicos a nivel internacional. La biblioteca cuenta con numerosos recursos para buscar y obtener bibliografía. El Museo de Medicina y Farmacia forma parte de la Red de Museos Portuguesa, que une el hospital con la ciudad y con los turistas.

Capilla del Rey Carlos Alberto
22 septiembre, 2020 / , , ,

Carlos Alberto de Cerdeña nació en Turín, Italia, en 1798. Fue rey de Cerdeña desde 1831 y fue uno de los padres de la unificación de Italia, un país dividido en varias entidades políticas, todas más o menos controladas por el Imperio Austro-Húngaro.

Carlos Alberto quiso unificar toda Italia bajo su cetro, pero tuvo que exiliarse en Porto en 1849, tras ser derrotado por los austriacos en la batalla de Novara.

A su llegada, el monarca destronado se hospedó en la Hospedaria do Peixe, que opera en el majestuoso Palacio de los Vizcondes de Balsemão, en la entonces Praça dos Ferradores, hoy Praça Carlos Alberto.

Allí permaneció hasta que le ofrecieron un lugar para vivir. Más tarde se mudó a Quinta da Macieirinha, donde hoy se encuentran el Solar do Vinho do Porto y el Museo Romántico. Allí murió.

Su cuerpo fue trasladado al Panteón de Saboya, en Italia, pero la media hermana hizo construir una capilla en los terrenos de la finca actualmente incorporada a los jardines del Palacio de Cristal.

EL ÁGUILA Y EL LEÓN
21 noviembre, 2019 / , ,

Hace unos años subía la Avenida de Boavista acompañada por mis dos sobrinos mayores:

-Niños, ¿quién sabe que representa el águila que hay allí arriba?

-¡Son el Águila y el León de la Rotonda de Boavista!

¡Sonreí al pensar cuan cierta – y también cuan errada- era la respuesta!

El Monumento a los Héroes de la Guerra Peninsular fue proyectado por el arquitecto Marques da Silva y por el escultor Alves de Sousa. Su construcción, responsabilidad de la Cooperativa dos Pedreiros, se inició en 1909 pero no se inauguró hasta 1952, posteriormente al prematuro fallecimiento de Alves de Sousa,  por lo que su finalización quedó a cargo de los escultores Henrique Moreira y José Sousa Caldas.

El monumento está dedicado a honrar a los héroes de la Guerra Peninsular, librada en el marco de las invasiones francesas, que se enfrentaron a Portugal, contando entonces con los ingleses como aliados, los ejércitos franceses de Napoleón Bonaparte, en el periodo de 1808 a 1814.

Esta parte no la sabían mis sobrinos, pero como su tierna edad no aconsejaba hablar de “guerras, acabé por explicarles que había un francés un poco malo que quería que en Portugal solo se comiese queso. Por esto pedimos ayuda a nuestros amigos ingleses … ¡y enviamos a los franceses al diablo con su queso! En ese momento no se me ocurrió mayor disparate, pero ellos recibieron la idea base correcta. Espero…

Compuesto por un pedestal de 45 metros de altura y rodeado de grupos escultóricos que representan escenas de artillería, en el monumento destaca la figura de una mujer, ¡la Victoria!, al frente del pueblo, empuñando en su mano izquierda la bandera nacional y en la derecha una espada. En la parte superior, una columna coronada por un león (símbolo de la bandera de Inglaterra) sobre un águila (símbolo del imperio de Napoleón), elementos que le dieron el nombre popular por el que se lo conoce.

 

Busto de Homenaje a Guilherme Gomes Fernandes
13 agosto, 2019 / , ,

Por el autor Bento Cândido da Silva, el busto del Comandante de los Bomberos de Porto, Guilherme Gomes Fernandes, fue inaugurado en 1915 en la plaza que desde entonces ha adornado el nombre de este ilustre personaje.

Guilherme Gomes Fernandes nació en Bahía el 6 de febrero de 1850. A la edad de tres años se fue a vivir a Porto y a los trece se fue a Inglaterra con la intención de ir a la escuela secundaria.

A la edad de 19 años, Gomes Fernandes se estableció en Porto. Años más tarde, ayudó a fundar la Associação Humanitária dos Bombeiros Voluntários (1874-75) y el Corpo de Salvação Pública. Fue nombrado Comandante del Corpo de Bombeiros en 1877 e Inspector de Incendios de Porto en 1885. Luego se transfirió a la Companhia de Incêndios, asumiendo la posición de comandante. También desarrolló actividades comerciales en el área del periodismo, después de haber creado y dirigido el periódico “O Bombeiro Voluntário”, publicado entre 1877 y 1890.

Guilherme Gomes Fernandes también fue notable entre otras acciones en la lucha contra el trágico incendio del Teatro Baquet en 1888.

Su contribución al progreso de los bomberos en Porto y el país le valió el título de “Maestro”, así como prestigiosas condecoraciones nacionales e internacionales.

Guilherme Gomes Fernandes murió en Lisboa, Hospital de San José, el 31 de octubre de 1902.

Puente Luis I: un problema de salud
11 agosto, 2019 / ,

El puente Luís I, una de las estructuras más emblemáticas de la ciudad de Porto, fue construido en el siglo XIX y ahora se considera Patrimonio de la Humanidad. Sin embargo, a mediados del siglo XX, el puente comenzó a mostrar signos perturbadores de corrosión debido, en particular, al paso de la passagem do tranvía en el tablero superior del puente.

Pero aquí había otro problema de corrosión. Por la noche, muchos de los hombres que frecuentaban los bares, tanto de Porto como de Ribeira, usaron el extremo del tablero del puente para “orinar”.

En 1954, Edgar Cardoso estuvo a cargo de los trabajos de recuperación del puente y organizó una solución brillante para acabar con la corrosión y el olor nauseabundo. El ingeniero, aprovechando el color del puente, coloca placas de metal con un ligero pliegue en el extremo de la bandeja del puente. Lo que significa que en la noche, cualquier persona que tratara de satisfacer sus necesidades en ese mismo lugar vería el “pis” disparado a sus pantalones.

Discreto pero efectivo hasta hoy.

IGLESIA DOS GRILOS – MUSEO DE ARTE SACRO Y ARQUEOLOGÍA
4 febrero, 2019 / , , ,

Iglesia de San Lorenzo o Iglesia dos Grilos, una visita que no se ha de perder, con una vista panorámica sobre el río Duero, la Invicta y la orilla de Gaia

Un paseo por el centro de la ciudad con destino a la catedral de Oporto es una ruta habitual para los turistas que visitan la Invicta (Porto). Descubrir la ciudad es una aventura. A medida que caminamos por las estrechas calles de la ciudad antigua vamos descubriendo sus secretos y sus curiosidades.

Invitamos hoy al turista a aventurarse a adentrarse por el Barrio de la Catedral. La Catedral, imponente, es el punto de partida de nuestra aventura. Más allá, a pocos metros,  en un callejón que parece no tener salida, surge la iglesia de San Lorenzo, más conocida como la Iglesia dos Grilos que, junto al Colegio homónimo, está clasificada como Monumento Nacional.

Comenzó a ser construida por los jesuitas en el siglo XVI y fue terminada en el siglo XVII. Si la mayoría de las iglesias ostentan una riqueza y opulencia muchas veces exageradas, la iglesia dos Grilos sorprende por sus líneas simples que dejan las paredes desnudas y sin adornos.

En la iglesia destacan el lindo altar de Nuestra Señora de la Purificación, el fantástico órgano con 1500 tubos que, según los registros fue construido a finales del siglo XVIII y el pesebre, una construcción única, datada del siglo XVIII y cuya autoría es atribuida a Machado de Castro. En Navidad, además de la tradición en tantas otras iglesias de la ciudad, es posible apreciar este rarísimo pesebre compuesto por decenas de figuras y que luego es colocado a la entrada de este monumento.

La Iglesia dos Grilos, a pesar de llamarse Iglesia de San Lorenzo, fue inicialmente la Iglesia y el Colegio de los Jesuitas. Con la extinción y expulsión de los jesuitas por el Marqués de Pombal, en el siglo XVIII, la iglesia fue donada a la Universidad de Coimbra y más tarde comprada por los Padres Descalzos de la Orden de San Agustín,  quienes por tener su residencia principal en Lisboa en la Calçada dos Grilos, eran coloquialmente llamados Padres Grilos. Y es de esta forma como se empieza a llamar a esta iglesia, la Iglesia dos Grilos, a pesar de no residir ya aquí.

El Museo de Arte Sacro y Arqueología de Oporto –con acceso por una puerta contigua a la izquierda de la iglesia- expone una colección de piezas interesantes desde estatuas de santos, a joyería religiosa y otras piezas litúrgicas. Es también aquí en el Museo donde, desde un magnífico porche, se puede tener una vista sin par sobre Oporto y Gaia y sobre el río Duero. ¡Una vista deslumbrante que no puede perder!

Museo de los Clérigos
14 diciembre, 2018 / , ,

El recorrido por la Casa da Irmandade (1754-1758), donde se localiza el Museo, propicia un regreso al pasado, la experiencia de recorrer espacios que, en otro tiempo, fueron privados y destinados a la vida cotidiana de la Hermandad de los Clérigos.

Recorriendo la Casa do Despacho, la Sala do Cofre, el Registro y la antigua enfermería, percibimos que el Museo posee un acervo constituido por bienes culturales de valor artístico considerable, desde siglo XIII hasta el siglo XX, que comprende colecciones de escultura, pintura, mobiliario y joyería.

 

 

Estos bienes son mensajeros de un patrimonio histórico y cultural, cuya fundación perdida en el tiempo, dio lugar a su museización.

La enfermería de la Hermandad de los Clérigos que funcionó hasta finales del siglo XIX dedicada al tratamiento de los sacerdotes enfermos, fue convertida en un espacio de exposiciones, y actualmente acoge la colección “Christus”. Esta exposición, concebida a partir de la donación de una colección por parte de un coleccionista particular, desvela la pasión por el coleccionismo, y cuenta una historia complementada con objetos, antes de devoción, considerados hoy día legados de interés cultural.

Son piezas de escultura de gran envergadura, pintura y joyería, que ensalzan el encuentro del arte con la fe.

La exposición, distribuida en tres salas –Núcleo de la Pasión,  Viagem das Formas e Imágenes de Cristo- invita a un viaje por el tiempo y el espacio, por la imagen y por la devoción.

El Museo de la Hermandad de los Clérigos forma parte de la Red Portuguesa de Museos desde el 28 de agosto de 2018.