Curiosidades

La camelia y el té… porque las camelias también se pueden beber
5 abril, 2021 /

El té procede de las hojas de la Camellia Sinensis o Rosa China.

Morfológicamente, la planta del té es un arbusto con una delicada flor blanca.
Esta especie de camelia necesita suelos ácidos, temperaturas suaves y una humedad elevada, como en Porto.

Para la producción de té sólo se recogen las hojas jóvenes y los brotes de la copa del arbusto.
Podemos recoger las hojas a lo largo del año, cuando brotan nuevas hojas.

Oporto tiene una larga e íntima relación con el té. Sus caminos se cruzaron en algún momento del siglo XVI, siendo un sacerdote jesuita el primer europeo que se topó con la planta del té en una misión en China.

Es muy posible que los barcos ingleses que llegaban al Duero cargados de vino de Oporto en su viaje de vuelta llevaran consigo algunas plantas de camelia, quizás las primeras que entraron en ese país.

Probablemente fue Catarina de Braganza, casada con el rey inglés Carlos II, quien introdujo el “5 o’clock tea” en la corte inglesa. La afición al té se extendió por todo el país, un hábito que aún perdura en la actualidad.

Puente da Arrábida
1 marzo, 2021 / , , ,

El puente de Arrábida es una obra maestra de la ingeniería de puentes y está reconocido internacionalmente como tal.

Cuando se completó en 1963, era el puente de arco de hormigón armado de mayor luz del mundo. Se considera una obra maestra de la ingeniería de puentes. Tiene 500 metros de longitud y 70 metros sobre el nivel del río.

Es el primer gran puente sobre el río Duero concebido, diseñado y construido íntegramente por la ingeniería portuguesa. Su autor ha firmado proyectos de puentes en cuatro continentes: el ingeniero Edgar Cardoso.

Su construcción duró 7 años (entre 1956 y 1963) y la pequeña casa desde la que se coordinó la construcción del puente sigue allí. Actualmente es el restaurante Casa D’Oro

El puente de Arrábida cubrió la necesidad de una conexión por carretera entre Porto y Vila Nova de Gaia y fue el segundo puente que lo permitió.

Entre los diversos puentes que cruzan el estuario del río Duero, el de Arrábida es el más cercano al estuario.
Este puente también se diseñó para permitir la circulación de peatones y, por ello, se instalaron cuatro ascensores, dos a cada lado, con capacidad para unas 25 personas. Dejaron de trabajar por razones de seguridad.

Es uno de los símbolos más poderosos, si no el más poderoso, de la Ciudad, probablemente el que en el futuro simbolizará mejor el Puerto del siglo XX.

Constituye el Patrimonio en el sentido más noble de la palabra. Y es donde a menudo se descubren nuevas y bellas perspectivas de Porto.

Fue clasificado como Monumento Nacional en el año de su 50º aniversario, en 2013.

¿Sabías que?

Las visitas al arco del puente de Arrábida comenzaron en 2016, siendo este el único arco de un puente visitable en Europa – 262 son los escalones que hay que subir para visitarlo.

El primer árbol de Navidad de Portugal fue en Porto
24 diciembre, 2020 /

Según la historia, fue en Porto donde por primera vez se construyó un árbol de Navidad en el país.

Ocurrió en el antiguo Palacio de Cristal, en 1865, durante la exposición internacional.

La leyenda dice que fue elegido como símbolo de Navidad por su forma triangular, que en la tradición cristiana representa la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

El Árbol de Navidad o Pino de Navidad se conoce en su forma actual desde el siglo XVI.
Apareció en Alemania donde los pequeños pinos se decoraban con frutas de colores y papeles dulces.

La tradición se extendió por toda Europa y llegó a los EE.UU. en 1800.

El pesebre es una tradición en la casa de los cristianos de Porto. Hay registros de pesebres desde el siglo XIII, creados por San Francisco de Asís en 1223, en una cueva de Asís, y su forma actual data del siglo XVI. Normalmente se coloca al pie del árbol de Navidad y de los presentes, y recrea el nacimiento de Jesús en un establo.

La Navidad es una época mágica para visitar Porto, una ciudad llena de tradiciones y maravillas artesanales, deliciosos vinos tradicionales y disfrutar del ambiente festivo.

En Nochebuena, la familia de Porto se reúne alrededor del árbol de Navidad y del pesebre.

Tradición de la cena de Navidad en Porto
9 diciembre, 2020 / , ,

Las tradiciones navideñas siempre han tenido un significado muy especial dentro de las familias de Porto, pero hace 100 años todo era un poco diferente.

La cena de Navidad, (la cena del 24 de diciembre), sólo existía en el norte. Al sur de Porto, desde el Adviento, las familias ayunaban por la carne, y este día se pasaba en estricto ayuno. Sólo después de la Misa del Gallo la cena era servida.

Porto ya seguía la tradición de la Edad Media, con el Bacalao de Navidad. La familia se reunía en la mesa para celebrar juntos la”Consoada” (la Nochebuena) que viene del verbo consolar.
Como no se podía comer carne, y el bacalao era el pescado más barato, la comida consistía en bacalao hervido, acompañado de col y patatas hervidas, regadas con un buen aceite de oliva nacional extra virgen; los pasteles de bacalao, el pulpo guisado o el arroz con pulpo eran otros de los platos sin carne más elegidos.

Pero desde la Segunda Guerra Mundial, sólo las familias más ricas siguieron pudiendo consumir bacalao de forma regular, y para éstas el bacalao se convirtió en sólo para los días festivos.

Hay una leyenda que dice que en Toledo, antes de las 12 campanadas, los campesinos mataban a un gallo, que tomaban a la iglesia para regalarlo a los más pobres, para teneren una Navidad más feliz. Así la carne era reservada para el día de Navidad (25 de diciembre) con el pavo relleno siendo el rey de este día.

La misa del gallo no formaba parte de las tradiciones del puerto, porque la convivencia familiar no debía interrumpirse. En el norte nadie rezaba por el niño Jesús a medianoche, porque a esa hora todo el mundo estaba alrededor del pulpo y bacalao.

Para el postre, “broas de natal” se destacaban, y más tarde el famoso “Bolo-rei”, de forma redonda, con un agujero en el medio. Tradicionalmente, dentro del Bolo-rei había una haba seca, y un pequeño regalo hecho de metal o cerámica. Quienquiera que se quedaba la haba seca tenía el deber de pagar por el siguiente Bolo-rei, y el regalo llevaba afortunado para quien lo encontrara.

Detrás de este pastel, hay un simbolismo de unos 2000 años de antigüedad. La leyenda dice que el pastel representa los regalos que los Reyes Magos le dieron al Niño Jesús. La corona simboliza el oro, los frutos cristalizados y secos son la mirra, y el aroma del pastel es el incienso.

Esta tradición fue importada de Francia, de la corte de Luis XIV, donde este pastel se hacia para las celebraciones de Año Nuevo y el Día de los Reyes.
El Bolo Rei, llegó a Porto en 1890 por la Confitería Cascais.

Otro postre del que una persona de Porto no prescinde en Nochebuena es la Aletria. Es de origen árabe y se hacia con pasta fina, leche de almendras y miel. Normalmente se cubre con dibujos hechos con canela.

También las Rabanadas son un dulce manjar en la casa de los Portuenses, en Navidad. En los invictos es habitual emborracharlas con vino de Porto. En el sur se llaman ” Fatias Douradas”.
Las primeras recetas se remontan a 1611. A principios del siglo XX eran muy comunes en Madrid, de donde provenía la receta.
El vino de Porto es el néctar de la Navidad de Porto, y siempre es un buen momento para beber, comprar y ofrecer. Sin olvidar nunca la elección de los mejores vinos para poner en la mesa en estas fiestas.

 

El sistema de alarma contra incendios, en Ciudad de Porto, en el siglo 19
13 noviembre, 2020 / , ,

– ACUDAM, AYUDA, AYUDA….

Maria das Dores Bernardes, hija del carnicero, Bernardo, gritaba a todo pulmón, que su casa estaba en llamas y en apuros, pedía ayuda a sus vecinos que, a medio muros, vivían con ella en otras casas de madera en Ribeira do Porto.

Los vecinos hacían lo que podían con baldes de agua y poco más, porque no había nada más que hacer…

Escucharon gritos de terror y gritos de una mujer, pidiendo la intervención divina…

Unas pocas horas fueron suficientes para que todo fuera destruido y los pocos bienes consumidos por el fuego.

Esta historia de pura ficción, seguramente habría ocurrido varias veces en los primeros años del siglo XIX en la ciudad de Porto, donde un pequeño incendio creaba el caos en la ciudad y no había nadie que ayudara a los incendios que consumían las pequeñas casas.

Era necesario tomar medidas para que estos incendios no agravaran aún más la difícil situación de quienes, con muy poco, podían sobrevivir y los incendios eran el peor de todos los males.

No había bomberos, ni coches de bomberos, y en ausencia de luz eléctrica (sólo se inventa muchos años después), sólo velas y lámparas encendían las casas por la noche, lo que aumentaba el riesgo de incendios, sobre todo en los centros urbanos más cerrados.

El sobresalto fue permanente y los riesgos aumentaron, porque la población estaba creciendo – venían del interior, del Minho y de todas las regiones del país buscando mejores condiciones de vida que las nuevas industrias de la revolución industrial aportaban a toda esta gente. Las casas pequeñas recibían cada vez más gente que dormía allí y el riesgo aumentaba.

Había que hacer algo rápidamente …

Fue allí donde, mediante un acuerdo entre los representantes de los diferentes amos de la ciudad, el Ayuntamiento y el Cabido, se buscó una solución innovadora para calmar a las poblaciones y reducir los riesgos de incendio.

¡Eureka! Por fin una solución… Todos eran llamados a ir a un incendio, dondequiera que estuviera la ciudad, todos serían voluntarios.

Se diseñó un aparato, un “dispositivo” capaz de avisar a todos de que había un incendio para que todos pudieran ayudar.

SISTEMA DE ALARMA CONTRA INCENDIOS

Guardado dentro de una caja de hierro, una palanca tiraba de una cuerda protegida dentro de un tubo de hierro y eso hacía que la campana de la Iglesia sonara justo ahí arriba dando un número de toques en la campana que anunciaban el lugar del incendio, y así toda la población sabría donde ir para ayudar a los necesitados.

Se creó una regulación uniforme en toda la ciudad y dependiendo del número de veces que sonara la campana de la Iglesia, a ese lugar iría cualquiera que pudiera ir. Para ello se creó una tabla con el número de campanadas que sonaría la campana, donde el fuego se produciría según los lugares. Por lo tanto, si el incendio ocurrió en el área de la Sé, la campana sonaría 4 veces y así sucesivamente.
Tan pronto como la campana había sonado tres veces, la alarma indicaba que la situación estaba bajo control y que todo podía volver a la normalidad.
Este sistema, entonces, se instaló en varias Iglesias, en los años 50, del siglo XIX, ubicadas en puntos estratégicos de la Ciudad y así funcionó con buenos resultados.
Sólo años más tarde, en 1875, la Associação de Bombeiros Voluntários fue fundada en Porto por un grupo de personas influyentes de la ciudad, empresarios e industriales que, preocupados por salvaguardar sus bienes, decidieron poner manos a la obra y crear las mejores condiciones para que, en caso de incendio, los bomberos pudieran apagar los fuegos.
Por lo tanto, no es de extrañar que personas influyentes de la ciudad y con la capacidad financiera para organizar una Associação de Bombeiros Voluntários fueran esenciales para crear una organización que defendiera a todos de ese enemigo común: ¡fuego!

Nombres como Alexandre Theodoro Glama, Hugo Kopke, Walter Kendall, Alexander Miller Fleming, fueron fundamentales en la realización de esta necesidad cada vez más sentida en Porto, instalando su primer cuartel general en la Rua do Bonjardim.

Se construían carros específicos con bombas de agua manuales que llevaban en barriles y que podían calmar la ira de las llamas.
En 1876 se creó la publicación “O Bombeiro Portuguez” (El Bombero Portugués) para divulgar la actividad de los Bomberos Voluntarios, que era una hoja quincenal, donde se podía observar la creación de otras máquinas y técnicas de combates y fuegos, además de otras noticias.

Como era necesario incrementar el número de voluntarios, se colocaron avisos en 1872, en las casas comerciales de la Ciudad, de reclutamiento para que estuvieran disponibles para esta función noble y altruista.
Y aquí viene el registro como voluntario de un joven de 19 años, nacido en Brasil en 1850 de una familia adinerada que se estableció en Porto. Su nombre Guilherme Gomes Fernandes, desarrolló una notable evolución en la creación de condiciones para los Bomberos Voluntarios de Porto hasta su muerte en 1902 en Lisboa, tras una septicemia después de una operación.

Se le honra en una plaza que lleva su nombre (antigua plaza de Santa Teresa), donde un busto guarda su memoria para siempre.

Bueno…

En cuanto a los “aparatos”, ya no tienen razón de ser y de cumplir su función, oxidándose y casi perdiéndose para siempre, y digo casi porque, afortunadamente, algunas han sido recuperadas recientemente y puestas en funcionamiento como en el momento de su creación, como la de la fachada de la iglesia de San Lorenzo, en la Catedral, entre otros casos que nos complace constatar y que seguimos protegiendo porque ya forman parte de la historia de la Ciudad.

Hoy en día ya no cumplen su papel de alarmas de incendio, pero mantienen vivos los recuerdos de la ciudad que siempre vale la pena preservar.

Associação Comercial do Porto – desde 1834
7 octubre, 2020 / , ,

Aunque fue fundada oficialmente en diciembre de 1834, la Asociación de Comercio de Oporto tiene sus orígenes que se remontan al siglo XII, cuando el comercio y los comerciantes, especialmente en las zonas costeras, estaban ganando más poder.

A lo largo de los siglos, debido a su ubicación privilegiada y al espíritu emprendedor de su gente, la ciudad de Oporto ha adquirido una gran relevancia, convirtiéndose en un importante centro financiero de Europa y del mundo. Es en esta etapa cuando aparece la Bolsa de Valores, creada por los comerciantes para cubrir los riesgos y las pérdidas del envío de sus pedidos. Esta Bolsa fue confirmada en 1295 por D. Dinis y en 1402 por D. João I.

Sin embargo, hasta 1834 no había ninguna organización de comerciantes con personalidad jurídica y capaz de satisfacer las necesidades de los empresarios locales. En esta época, las reuniones, el intercambio y la recopilación de información, los negocios y las subastas tenían lugar en Juntina, situada en la entonces Rua dos Ingleses. Tras la revolución liberal de 1822 y la promulgación del Código de Comercio, Juntina fue la base para la constitución de la Asociación Comercial de Oporto, que es actualmente la segunda Cámara de Comercio e Industria más antigua de Portugal continental.

Porto ciudad de Trabajo y Libertad
7 octubre, 2020 / , , ,

Afirmar que Porto es la ciudad del trabajo, es una imagen de marca, ciertamente adecuada y justa, pero eso no garantiza, por sí solo, que toda la gente de Porto ame el trabajo o que no haya muchas otras tierras que merezcan la misma gloria.

En cualquier caso, tal fama refleja el reconocimiento externo de que su gente es trabajadora y que a lo largo de la historia se ha afirmado por el trabajo, es decir, por los negocios frente al ocio.

Sin embargo, Porto no es solo la ciudad del trabajo.

La tradición portuguesa, corroborando la opinión de estudiosos del siglo XIX y hechos históricos de ‘proyección nacional’, le atribuye el epíteto de “Terra da Liberdade”, un título más antiguo y noble que el anterior, o del trabajo, que, contrariamente a las consideraciones hipotéticas sobre un paraíso perdido profundo bíblico, no solo no lo desmiente sino que incluso lo complementa.

De hecho, el trabajo, sea o no consecuencia o castigo de la caída original, es una condición para el éxito del hombre común.

Pero … trabajar sin libertad es siempre esclavitud.

Fonte: O Tripeiro 7ª série Ano XVI Número 6 e 7 Jun/Jul 1997

Capilla del Rey Carlos Alberto
22 septiembre, 2020 / , , ,

Carlos Alberto de Cerdeña nació en Turín, Italia, en 1798. Fue rey de Cerdeña desde 1831 y fue uno de los padres de la unificación de Italia, un país dividido en varias entidades políticas, todas más o menos controladas por el Imperio Austro-Húngaro.

Carlos Alberto quiso unificar toda Italia bajo su cetro, pero tuvo que exiliarse en Porto en 1849, tras ser derrotado por los austriacos en la batalla de Novara.

A su llegada, el monarca destronado se hospedó en la Hospedaria do Peixe, que opera en el majestuoso Palacio de los Vizcondes de Balsemão, en la entonces Praça dos Ferradores, hoy Praça Carlos Alberto.

Allí permaneció hasta que le ofrecieron un lugar para vivir. Más tarde se mudó a Quinta da Macieirinha, donde hoy se encuentran el Solar do Vinho do Porto y el Museo Romántico. Allí murió.

Su cuerpo fue trasladado al Panteón de Saboya, en Italia, pero la media hermana hizo construir una capilla en los terrenos de la finca actualmente incorporada a los jardines del Palacio de Cristal.

La Ternura
22 septiembre, 2020 / ,

Obra del escultor José Fernandes de Sousa Caldas

La escultura está en los Jardines del Palacio.
Cristal

El día en que el rey visitó Porto
21 septiembre, 2020 / , , ,

En noviembre y diciembre de 1908, D. Manuel II, que vendría a ser el último rey de Portugal, hizo un largo viaje al norte del país, habiendo pasado varios días en Oporto.

En uno de esos días, y después de su madre, la Reina D. Amelia, haber ido de compras en una tienda grande de la ciudad, el pueblo se reunió en el Campo de la Regeneración (actual Plaza de la República), para una parada militar.

Los diarios de la época dicen que muchas personas subieron a los tejados para poder asistir y que en las calles, los automóviles, trenes y eléctricos que se dirigían al lugar tuvieron que volver atrás.

El desfile recorrió varias calles de la Baixa y, en plena Calle de Santa Catarina, el cortejo fue recibido con una lluvia de flores grande. Al final del día, tuvo lugar una cena de gala en el Palacio de los Carrancas.

Doña Amelia tuvo también un día llenado, habiendo visitado el taller del escultor Teixeira Lopes.

Después de haber recorrido varias localidades del norte, D. Manuel II regresaría a Oporto, habiendo participado en un sarao en el Ateneo Comercial de Oporto. En otro homenaje al rey, los baños de la Playa del Ourigo dieron el nombre del monarca a la playa. En octubre de 1910 se dio la implantación de la República y la designación quedó para siempre olvidada.

FUENTE: O Tripeiro 7ª série Ano XVI Número 1 e 2 Fevereiro 1997