Cultura

EL MENSAJERO, de IRENE VILAR
13 febrero, 2019 / ,

Una estatua situada en la orilla del río que trae esperanza a la ciudad de Oporto

 Irene Vilar nació en Matosinhos en 1930 y posee una vasta obra plástica repartida por muchos países como Alemania, África del Sur, Brasil, Bélgica, Holanda y Macao. Ditinguida a lo largo de su vida con varios premios, la artista destacó en diversas áreas como la escultura, la numismática, la falerística y la pintura. Fueron cerca de cinco décadas de producción y afirmación artística que le valieron diversos premios y distinciones.

La artista desde muy joven tuvo una fuerte conexión con Foz do Douro, donde vivió a partir de los 19 años y donde montó su taller.

Una de sus obras más emblemáticas es sin duda “El Mensajero”. Escultura en bronce –uno de sus materiales de elección-, de carácter expresionista, marca majestuosamente la orilla del río Duero junto a Casi de Sobreiras, en pleno Foz do Douro.

Inaugurada en 2001, “El Mensajero” o “El Ángel” como es conocida por la gente de Oporto, traía según su autora “la buena esperanza a la ciudad de Oporto”. Tal vez por esta razón se ha convertido casi en un lugar de culto, donde las personas depositan flores y velas a sus pies.

Irene Vilar murió a los 77 años, en 2008

IGLESIA DOS GRILOS – MUSEO DE ARTE SACRO Y ARQUEOLOGÍA
4 febrero, 2019 / , , ,

Iglesia de San Lorenzo o Iglesia dos Grilos, una visita que no se ha de perder, con una vista panorámica sobre el río Duero, la Invicta y la orilla de Gaia

Un paseo por el centro de la ciudad con destino a la catedral de Oporto es una ruta habitual para los turistas que visitan la Invicta (Porto). Descubrir la ciudad es una aventura. A medida que caminamos por las estrechas calles de la ciudad antigua vamos descubriendo sus secretos y sus curiosidades.

Invitamos hoy al turista a aventurarse a adentrarse por el Barrio de la Catedral. La Catedral, imponente, es el punto de partida de nuestra aventura. Más allá, a pocos metros,  en un callejón que parece no tener salida, surge la iglesia de San Lorenzo, más conocida como la Iglesia dos Grilos que, junto al Colegio homónimo, está clasificada como Monumento Nacional.

Comenzó a ser construida por los jesuitas en el siglo XVI y fue terminada en el siglo XVII. Si la mayoría de las iglesias ostentan una riqueza y opulencia muchas veces exageradas, la iglesia dos Grilos sorprende por sus líneas simples que dejan las paredes desnudas y sin adornos.

En la iglesia destacan el lindo altar de Nuestra Señora de la Purificación, el fantástico órgano con 1500 tubos que, según los registros fue construido a finales del siglo XVIII y el pesebre, una construcción única, datada del siglo XVIII y cuya autoría es atribuida a Machado de Castro. En Navidad, además de la tradición en tantas otras iglesias de la ciudad, es posible apreciar este rarísimo pesebre compuesto por decenas de figuras y que luego es colocado a la entrada de este monumento.

La Iglesia dos Grilos, a pesar de llamarse Iglesia de San Lorenzo, fue inicialmente la Iglesia y el Colegio de los Jesuitas. Con la extinción y expulsión de los jesuitas por el Marqués de Pombal, en el siglo XVIII, la iglesia fue donada a la Universidad de Coimbra y más tarde comprada por los Padres Descalzos de la Orden de San Agustín,  quienes por tener su residencia principal en Lisboa en la Calçada dos Grilos, eran coloquialmente llamados Padres Grilos. Y es de esta forma como se empieza a llamar a esta iglesia, la Iglesia dos Grilos, a pesar de no residir ya aquí.

El Museo de Arte Sacro y Arqueología de Oporto –con acceso por una puerta contigua a la izquierda de la iglesia- expone una colección de piezas interesantes desde estatuas de santos, a joyería religiosa y otras piezas litúrgicas. Es también aquí en el Museo donde, desde un magnífico porche, se puede tener una vista sin par sobre Oporto y Gaia y sobre el río Duero. ¡Una vista deslumbrante que no puede perder!

Guilhermina Suggia
10 enero, 2019 / ,

Nació en Oporto, en 1885. Guilhermina Suggia creció rodeada de música, en gran parte debido a su padre que era violoncelista. Muy temprano empezó a recibir clases de violoncelo y, con apenas 7 años, hizo su primera aparición en público, en Matosinhos. Con 13 años ya formaba parte del Orfeón Portuense y rápidamente apasionó a los portuenses. Fue un paso hasta dar los primeros conciertos, muchas veces acompañada de su hermana. Con 16 años recibió una beca, de la Reina D. Amélia, para estudiar en el mejor Conservatorio Europeo. Tocó en las salas más prestigiosas de Londres y de todo el mundo, pero nunca olvidó su ciudad natal. Es en este camino donde conoció a la directora del Conservatorio de Música de Oporto y es también en este recorrido que nace la Orquesta Sinfónica del Conservatorio. Guilhermina Suggia recorre Portugal, de norte a sur, y embelesa a todos con su talento. En la Biblioteca Municipal Florbela Espanca, en Matisnhos, se pueden encontrar diversos documentos con su correspondencia personal y oficial, fotografías …

Porto Escondido
9 enero, 2019 / , , ,

Las ciudades se construyen encima de ciudades. Esta es una idea que tanto los arqueólogos como los arquitectos presentan en la realidad de su trabajo cotidiano, que los condiciona, que los motiva y que está en la raíz del futuro de cualquier ciudad.

Desde que el hombre se sedentarizó, es decir, desde que las tribus de cazadores recolectores nómadas en busca de mejores tierras de caza dieron origen al asentamiento permanente en aldeas cuyos habitantes pasaron a vivir de la agricultura y de la cría de ganado, el tipo de hábitat se modificó y pasó a tener un carácter estable, con la adopción de materiales como el adobe, el ladrillo y la piedra, además de la madera, utilizada desde siempre.

Constatamos esto en poblados tan antiguos como en Catal Hüyük (Anatolia, al sur de Turquía) o en Jericó (Palestina), tal vez las ciudades más antiguas que se conocen, construidas entre el 8.000 y el 7.000 a. De C., y donde las construcciones se fueron sucediendo, creciendo las ciudades horizontalmente, pero también a costa de la demolición de construcciones anteriores, aprovechando muchas veces sus cimientos para, sobre ellos, erguir nuevas edificaciones.

Oporto no ha sido diferente. Pero quien lo sobrevuela, quien llega de la otra orilla o quien recorre sus calles y observa sus casas, no tiene esta percepción, ve apenas aquello que sus ojos captan, las calles, las casas, los edificios, las infraestructuras, sin pensar que esta es tan solo nuestra ciudad, no la de nuestros abuelos u otros ancestros.

Aquellas, sus ciudades, están sepultadas bajo la nuestra y, en un momento en que Oporto vibra con su recuperación, con la recuperación de su Centro Histórico, las señales de esas “ciudades” que nos antecedieron salen a la superficie.

Tal vez los vestigios más antiguos se encuentren en el edificio de la calle D. Hugo nº 5, por detrás de la Sé, donde ha sido posible secuenciar una ocupación con vestigios desde el siglo VIII a. De C., con casas de planta redonda. A éstas se sobreponen casas ya del periodo romano, de planta cuadrangular.

Otro fantástico ejemplo de la manera en que la ciudad fue construida nos lo muestran las excavaciones arqueológicas de la Casa do Infante, ya en la zona baja de la ciudad, donde a una gran y lujosa casa romana y tardo-romana (siglos IV-VI) se sobreponen las construcciones medievales, como el edificio de las cocheras del Rey, la Alfândega Régia y la Casa de la Moneda, perdurando su ocupación y sucesivas ampliaciones hasta la Edad Moderna y Contemporánea.

Pero el ejemplo que les vamos a compartir es igualmente representativo: en una obra realizada en un edificio que da frente a la calle de S. Francisco y la calle Nova da Alfândega, donde tuvo su sede la antigua empresa de tránsitos A. J.  Gonçalves de Moraes, en unas excavaciones allí realizadas, aparecieron vestigios de la ciudad ochocentista, más concretamente el antiguo barrio dos Banhos.

Tapado durante las grandes transformaciones urbanísticas inherentes a la edificación de la Alfândega Nova (1860-1870), de la calle Nova da Alfândega y de la calle Ferreira Borges, que implicó la destrucción del Monasterio de S. Domingos, el viejo barrio dos Banhos fue sepultado bajo 5 metros de escombros.

Las excavaciones han mostrado otra faceta de la ciudad, una zona ribereña y poco recomendable, que iba desde el arenal ya descrito por Ranulfo de Granville en 1147 y donde se situaban los balnearios de la ciudad, hasta la portilla de los Banhos y la calle dos Banhos.

Fue en uno de esos callejones, aún con edificios a ambos lados, que fue descubierto. Una de las casas, situada frente a la puerta de entrada flanqueada por ventanas con rejas de hierro, tenía un patio de adoquines.

En una zona contigua, a cerca de un metro de profundidad, el sólido cimiento de lo que podían haber sido unos baños públicos. La excavación se detuvo ahí.

Pero el hallazgo de materiales de construcción de la época romana puede indicar la presencia de vestigios mucho más antiguos.

 

Marcelo Mendes Pinto – Arqueólogo. Investigador CITCEM

Fenianos, por Oporto
15 diciembre, 2018 / ,

El Club Fenianos Portuenses nació el 25 de marzo de 1904 primeramente en la Plaza da Batalha pasando más tarde, en 1935, a su actual ubicación en la Avenida dos Aliados, justo al lado del Ayuntamiento de Oporto.

El club fue reconocido como comendador de la orden militar de Cristo por los servicios prestado en sus años de existencia y con la medalla de oro de la ciudad, ya que su lema era “Por Oporto”.

Un grupo de cuatro de los fundadores a finales de 1903, ciudadanos portuenses y futuros fenianos, buscaron obtener los conocimientos necesarios para la organización de un desfile de carnaval con la exuberancia del carioca y la belleza estética del de Venecia, realizando a tal efecto un viaje a Brasil.

A partir de esta colaboración nació, casi un año después, el Club Carnavalesco Fenianos Portuenses,  más tarde club Fenianos Portuenses. El objetivo principal era devolver a la ciudad un carnaval a la altura de su sensibilidad artística.

Como nota curiosa, el suelo de la sala noble también trajo consigo el “efecto Brasil”, ya que todo él es de almendrillo amarillo de tono claro y madera de granadillo.

La historia, patrimonio, memorias y la intervención cívica y cultural en la ciudad, de los Fenianos, impregnó la vida de Oporto y fue apreciada por su población, sus eruditos, sus personas notables e incluso por la gente anónima, pasando a ser una tradición memorable de Oporto. Su centenaria y noble historia, sus libros de oro y las lápidas y cuadros que reviste, interiormente, sus vetustas paredes, da fe de la presencia de algunas de las más importantes fuerzas vivas de la ciudad, de la industria y del comercio. Nombres de grandes escritores como Aquilino Ribeiro, Jorge de Sena, José Régio; dramaturgos como Pirandello; artistas plásticos, fotógrafos y pintores de renombre como Guedes de Oliveira y el renombrado pintor Amadeu de Sousa Cardoso; folcloristas y musicólogos como Armando Leça; charlas con el historiador de la ciudad Artur de Magalhães Basto y muchas, muchas otras personalidades de renombre nacional e internacional.

Actualmente continúa manteniendo una programación anual de actividades socio-culturales permanentes que van de la música, el canto coral e instrumentos al ilusionismo, pasando por el teatro, la danza, el billar, el ping-pong y otros juegos de salón, no sólo para los asociados sino para todos los que lo visitan.

D. Antonio Ferreira Gomes: hacer el bien sin temer el castigo
15 diciembre, 2018 / ,

Sería deshonesto, e incluso extraño, negar la dimensión y el impacto político de una figura como la del antiguo Obispo de Oporto, D. Antonio Ferreira Gomes (1906–1989), reconocido como un crítico del régimen dictatorial del Estado Nuevo de Portugal que estuvo en vigor desde 1933 hasta el 25 de abril de 1974. Pero es fácil desenfocar la mirada y mermar a la persona cuando estrechamos la perspectiva a partir de la cual procuramos comprender algo. Entender que en Dios se puede encontrar la fuerza liberadora, la confianza que da a los gestos y a las palabras la liberación de todos los poderes temporales (sobre todo de aquellos que se creen eternos), prevendría de muchos engaños. Es un error reducir a D. Antonio a actor político y leer a partir de sus gestos y de sus intenciones.

El Obispo de Oporto fue un hombre de Dios, movido por el deseo de fidelidad a la iglesia y a la Doctrina Social. No quiso estar por delante de su tiempo. Fue, por ser un hombre de su tiempo, capaz de saber leer los dramas humanos, sociales y religiosos del momento que vivió. Por esta razón, generó tanta resistencia. La carta que escribió a Salazar, y que acabó por contribuir a su exilio de diez años (1959-1969), revela su capacidad de comprender la realidad. Escritas un 13 de julio de 1958, aquellas líneas pretendían preparar un encuentro con Salazar. Se trataba de un memorándum a través del cual D. Antonio quiso presentar al Presidente do Conselho los temas y cuestiones que le gustaría discutir en la reunión que debían mantener.

La carta revelaba su sensibilidad a la injusticia. Siguiendo la Doctrina de la Iglesia, hablaba de la necesidad de que los frutos del trabajo fueran distribuidos equitativamente, reconocía el derecho a la huelga, denunciaba las miserias humanas y abría la posibilidad a la creación de partidos. Deseaba para los católicos una formación política y cívica que les posibilitase una participación consciente y libre en la vida social. La carta acabaría por ser revelada públicamente. El Obispo de Oporto negó siempre cualquier responsabilidad en este incidente.

Lo que movía a D. Antonio Ferreira Gomes no era un pasatiempo infructífero o una acción en busca de protagonismo. A partir de la lectura profunda y exigente de la realidad, libre de miedo, porque creía en Dios, buscaba el bien y la justicia.

Esta raíz espiritual es,, muchas veces difícil de captar. Son pocos los que han sido capaces de comprender al ser humano a partir de convicciones y motivaciones tan profundas. Pero solo estas sustentas a los hombres libres. Y solamente quien es libre encuentra el desapego de procurar el bien sin temer el castigo.

Museo de los Clérigos
14 diciembre, 2018 / , ,

El recorrido por la Casa da Irmandade (1754-1758), donde se localiza el Museo, propicia un regreso al pasado, la experiencia de recorrer espacios que, en otro tiempo, fueron privados y destinados a la vida cotidiana de la Hermandad de los Clérigos.

Recorriendo la Casa do Despacho, la Sala do Cofre, el Registro y la antigua enfermería, percibimos que el Museo posee un acervo constituido por bienes culturales de valor artístico considerable, desde siglo XIII hasta el siglo XX, que comprende colecciones de escultura, pintura, mobiliario y joyería.

 

 

Estos bienes son mensajeros de un patrimonio histórico y cultural, cuya fundación perdida en el tiempo, dio lugar a su museización.

La enfermería de la Hermandad de los Clérigos que funcionó hasta finales del siglo XIX dedicada al tratamiento de los sacerdotes enfermos, fue convertida en un espacio de exposiciones, y actualmente acoge la colección “Christus”. Esta exposición, concebida a partir de la donación de una colección por parte de un coleccionista particular, desvela la pasión por el coleccionismo, y cuenta una historia complementada con objetos, antes de devoción, considerados hoy día legados de interés cultural.

Son piezas de escultura de gran envergadura, pintura y joyería, que ensalzan el encuentro del arte con la fe.

La exposición, distribuida en tres salas –Núcleo de la Pasión,  Viagem das Formas e Imágenes de Cristo- invita a un viaje por el tiempo y el espacio, por la imagen y por la devoción.

El Museo de la Hermandad de los Clérigos forma parte de la Red Portuguesa de Museos desde el 28 de agosto de 2018.

La magia de la Navidad en Lapa
5 diciembre, 2018 / , , ,

Si preguntamos a diferentes personas lo que es la Navidad en Oporto, recibiremos distintas respuestas. Dirán que es la belleza del árbol de Navidad de la Avenida de los Aliados, el color de la iluminación del barrio de la Baixa, el frenesí de Santa Catarina, el bolo rei (como un roscón de Reyes) de las diversas pastelerías tradicionales o el bacalao de determinada tienda considerada prestigiosa por los años de infalible servicio al paladar de los portuenses. Todo esto es verdad, y aún habría más a añadir. Sin embargo, todo esto forma parte de algo infinitamente más importante, todo esto destaca la alegría de lo que es realmente la Navidad, pero no lo es todo ni lo eclipsa. La Navidad es el nacimiento de Cristo, el anuncio de la redención, la celebración de la suprema confianza de Dios en Su Pueblo.

Vivir, o estar en Oporto, en estas fechas hace necesario testimoniar el modo en que la ciudad vive este momento central de su espiritualidad. Me atrevería a decir que, por lo menos una vez en la vida, para no robar público a otras parroquias, sería obligatorio participar en la extraordinaria Misa del Gallo en Lapa. La Navidad también es magia, y la magia no es incompatible con la solemnidad. La experiencia de la Misa del Gallo en Lapa es esto mismo: magia y solemnidad. Allí el espíritu se despierta de modo sublime a través de los diferentes sentidos. Por lo que se refiere a la vista se maravilla con la riqueza artística de la iglesia y con el rigor estético de la celebración. El olor del tradicional incienso refuerza la intensidad del momento y la música de extraordinaria ejecución y delicada escucha llena el tiempo entre las palabras que dan sentido a todo lo demás. ¡Es una experiencia única!

El cuidado tan especial puesto en esta Misa, la observancia estricta de una tradición que se refuerza cada año que pasa, han tenido el poder de atraer a cada vez más gente, dando más sentido a la Navidad de cada uno de los que deciden unirse a esta celebración. Pudiérase decir que tiene pompa, rigor, incluso puesta en escena, pero sin perder nunca de vista lo esencial. Cada uno da lo mejor de si mismo para recibir la llegada Cristo. Diría que es oro, incienso y mirra lo que Oporto tiene para ofrecer al Niño.

Osaría decir que este no es un momento exclusivo para los creyentes , sería un egoísmo terrible. Este es también un momento para quien no cree pero gusta de alimentar su espíritu con la belleza de la creatividad y con el poder sublime del arte en sus diferentes formas, la arquitectura, la pintura, la escultura, la música y la palabra. Creyentes y no creyentes, por diferentes razones, algunas de ellas comunes, sallen de allí con el alma llena y con la noción de privilegio por haber participado en un momento tan especial. Y esto en Navidad pasa.

FRANCISCO SÁ CARNEIRO
7 noviembre, 2018 / , , ,

Si ha llegado a Oporto aterrizando en el Aeropuerto Francisco  Sá Carneiro o si, paseando por Antas,  se ha cruzado con una estatua suya en la plaza con el mismo nombre, ¡este artículo es para Ud.!

Nació en 1934 en Oporto, donde también creció. Francisco Sá Carneiro es un abogado y político portugués que destacó desde muy temprano por su oposición al régimen dictatorial entonces vigente, siendo el máximo exponente de la lucha por el regreso al país del Obispo de Oporto, D. Antonio Ferreira Gomes (cuya estatua podrá admirar junto a la iglesia de los Clérigos), exiliado por el Estado Nuevo de Salazar.

En 1969, como independiente, fue elegido para la Asamblea Nacional y pronto se convirtió en el líder de la llamada Ala Liberal, siendo responsable de varias iniciativas que aspiraban a una transición pacífica y progresiva de Portugal hacia un régimen democrático y libre.

Frente al fracaso de la implementación de su visión demócrata, personalista y humanista, renuncia al cargo de diputado y regresa a Oporto donde ayuda a germinar la idea de crear un partido social demócrata, que vería la luz tras la Revolución del 25 de abril de 1974, que puso fin al régimen dictatorial. Nace, así, el 6 de mayo de 1974 el Partido Popular Democrático, actual Partido Social Demócrata, del que fue co-fundador y principal impulsor Francisco Sá Carneiro.

Como Presidente del PPD, fue elegido diputado en la Asamblea Constituyente (1975) que habría de preparar y aprobar la primera Constitución de la República de régimen democrático.

A finales de 1979, fundó Alianza Democrática, partido que ganó las siguientes elecciones legislativas. A la cabeza de la mayor coalición gubernamental desde el 25 de abril de 1974, Sá Carneiro fue nombrado Primer Ministro en enero de 1980, cargo que ejerció hasta su inesperada y trágica desaparición el 4 de diciembre de 1980, cuando el avión en que se trasladaba a Oporto se estrelló en Camarate, en circunstancias que aún hoy día no ha sido posible esclarecer.

Su lado público no le impidió vivir su propia vida y arriesgarse a la crítica, en un país tradicional y en el que el divorcio no era, siquiera, permitido, cuando se separó para vivir con la fundadora de la editorial D. Quixote, Snu Abecassis, que también perdería la vida en el accidente de Camarate. Lapidario y frontal, como siempre en la vida, declaró: “Si la situación fuera considerada incompatible con mis funciones, escogería a la mujer que amo”.

Auténtico referente de su ciudad y de su país, con una nobleza y rectitud de carácter sin par, la muerte de Francisco Sá Carneiro constituyó una pérdida irreparable para la vida pública portuguesa y su memoria es, todavía hoy, inspiradora para todos aquellos que reconocen en su ejemplo la máxima expresión de ser y estar en la política, para quienes saben como él que “Encima de la Social-Democracia la Democracia; encima de la Democracia el Pueblo Portugués”.

GOMES TEIXEIRA – El matemático que podía haber sido sacerdote
15 octubre, 2018 / , , ,

Gomes Teixeira, ilustre matemático que fue el primer rector de la Universidad de Oporto,  no estudió teología por pura casualidad.

Nacido en enero de 1851 en Armamar, pronto destacó por su inteligencia y las buenas notas obtenidas en todas las disciplinas. En aquel momento, era común que los muchachos con buen aprovechamiento escolar fueran encaminados para el Seminario, pero el joven era brillante en matemáticas. Así, cuando llegó el momento de ir a la Universidad, la familia decidió que se decidiría al azar entre Teología y Matemáticas.

La suerte decidió Matemáticas y desde que llegó a la Universidad de Coímbra, Francisco Gomes Teixeira destacó por las notas máximas obtenidas. A los 20 años publicó su primer trabajo y en 1874 terminó la carrera con sobresaliente. Una trayectoria académica tan brillante tenía, obviamente, que conducir a hacer carrera como profesor. Destacó en la Universidad de Coímbra y en la Escuela Politécnica de Oporto, que acabaría dirigiendo. En 1911 se fundó la Universidad de Oporto y Gomes Teixeira fue escogido para ser su primer rector. Murió en Oporto en 1933. Después de su muerte se realizaron tres bustos en bronce, posteriormente colocados en su tierra natal, en la Universidad de Oporto y en la Universidad de Coímbra.