Cultura

Fenianos, por Oporto
15 diciembre, 2018 / ,

El Club Fenianos Portuenses nació el 25 de marzo de 1904 primeramente en la Plaza da Batalha pasando más tarde, en 1935, a su actual ubicación en la Avenida dos Aliados, justo al lado del Ayuntamiento de Oporto.

El club fue reconocido como comendador de la orden militar de Cristo por los servicios prestado en sus años de existencia y con la medalla de oro de la ciudad, ya que su lema era “Por Oporto”.

Un grupo de cuatro de los fundadores a finales de 1903, ciudadanos portuenses y futuros fenianos, buscaron obtener los conocimientos necesarios para la organización de un desfile de carnaval con la exuberancia del carioca y la belleza estética del de Venecia, realizando a tal efecto un viaje a Brasil.

A partir de esta colaboración nació, casi un año después, el Club Carnavalesco Fenianos Portuenses,  más tarde club Fenianos Portuenses. El objetivo principal era devolver a la ciudad un carnaval a la altura de su sensibilidad artística.

Como nota curiosa, el suelo de la sala noble también trajo consigo el “efecto Brasil”, ya que todo él es de almendrillo amarillo de tono claro y madera de granadillo.

La historia, patrimonio, memorias y la intervención cívica y cultural en la ciudad, de los Fenianos, impregnó la vida de Oporto y fue apreciada por su población, sus eruditos, sus personas notables e incluso por la gente anónima, pasando a ser una tradición memorable de Oporto. Su centenaria y noble historia, sus libros de oro y las lápidas y cuadros que reviste, interiormente, sus vetustas paredes, da fe de la presencia de algunas de las más importantes fuerzas vivas de la ciudad, de la industria y del comercio. Nombres de grandes escritores como Aquilino Ribeiro, Jorge de Sena, José Régio; dramaturgos como Pirandello; artistas plásticos, fotógrafos y pintores de renombre como Guedes de Oliveira y el renombrado pintor Amadeu de Sousa Cardoso; folcloristas y musicólogos como Armando Leça; charlas con el historiador de la ciudad Artur de Magalhães Basto y muchas, muchas otras personalidades de renombre nacional e internacional.

Actualmente continúa manteniendo una programación anual de actividades socio-culturales permanentes que van de la música, el canto coral e instrumentos al ilusionismo, pasando por el teatro, la danza, el billar, el ping-pong y otros juegos de salón, no sólo para los asociados sino para todos los que lo visitan.

D. Antonio Ferreira Gomes: hacer el bien sin temer el castigo
15 diciembre, 2018 / ,

Sería deshonesto, e incluso extraño, negar la dimensión y el impacto político de una figura como la del antiguo Obispo de Oporto, D. Antonio Ferreira Gomes (1906–1989), reconocido como un crítico del régimen dictatorial del Estado Nuevo de Portugal que estuvo en vigor desde 1933 hasta el 25 de abril de 1974. Pero es fácil desenfocar la mirada y mermar a la persona cuando estrechamos la perspectiva a partir de la cual procuramos comprender algo. Entender que en Dios se puede encontrar la fuerza liberadora, la confianza que da a los gestos y a las palabras la liberación de todos los poderes temporales (sobre todo de aquellos que se creen eternos), prevendría de muchos engaños. Es un error reducir a D. Antonio a actor político y leer a partir de sus gestos y de sus intenciones.

El Obispo de Oporto fue un hombre de Dios, movido por el deseo de fidelidad a la iglesia y a la Doctrina Social. No quiso estar por delante de su tiempo. Fue, por ser un hombre de su tiempo, capaz de saber leer los dramas humanos, sociales y religiosos del momento que vivió. Por esta razón, generó tanta resistencia. La carta que escribió a Salazar, y que acabó por contribuir a su exilio de diez años (1959-1969), revela su capacidad de comprender la realidad. Escritas un 13 de julio de 1958, aquellas líneas pretendían preparar un encuentro con Salazar. Se trataba de un memorándum a través del cual D. Antonio quiso presentar al Presidente do Conselho los temas y cuestiones que le gustaría discutir en la reunión que debían mantener.

La carta revelaba su sensibilidad a la injusticia. Siguiendo la Doctrina de la Iglesia, hablaba de la necesidad de que los frutos del trabajo fueran distribuidos equitativamente, reconocía el derecho a la huelga, denunciaba las miserias humanas y abría la posibilidad a la creación de partidos. Deseaba para los católicos una formación política y cívica que les posibilitase una participación consciente y libre en la vida social. La carta acabaría por ser revelada públicamente. El Obispo de Oporto negó siempre cualquier responsabilidad en este incidente.

Lo que movía a D. Antonio Ferreira Gomes no era un pasatiempo infructífero o una acción en busca de protagonismo. A partir de la lectura profunda y exigente de la realidad, libre de miedo, porque creía en Dios, buscaba el bien y la justicia.

Esta raíz espiritual es,, muchas veces difícil de captar. Son pocos los que han sido capaces de comprender al ser humano a partir de convicciones y motivaciones tan profundas. Pero solo estas sustentas a los hombres libres. Y solamente quien es libre encuentra el desapego de procurar el bien sin temer el castigo.

Museo de los Clérigos
14 diciembre, 2018 / , ,

El recorrido por la Casa da Irmandade (1754-1758), donde se localiza el Museo, propicia un regreso al pasado, la experiencia de recorrer espacios que, en otro tiempo, fueron privados y destinados a la vida cotidiana de la Hermandad de los Clérigos.

Recorriendo la Casa do Despacho, la Sala do Cofre, el Registro y la antigua enfermería, percibimos que el Museo posee un acervo constituido por bienes culturales de valor artístico considerable, desde siglo XIII hasta el siglo XX, que comprende colecciones de escultura, pintura, mobiliario y joyería.

 

 

Estos bienes son mensajeros de un patrimonio histórico y cultural, cuya fundación perdida en el tiempo, dio lugar a su museización.

La enfermería de la Hermandad de los Clérigos que funcionó hasta finales del siglo XIX dedicada al tratamiento de los sacerdotes enfermos, fue convertida en un espacio de exposiciones, y actualmente acoge la colección “Christus”. Esta exposición, concebida a partir de la donación de una colección por parte de un coleccionista particular, desvela la pasión por el coleccionismo, y cuenta una historia complementada con objetos, antes de devoción, considerados hoy día legados de interés cultural.

Son piezas de escultura de gran envergadura, pintura y joyería, que ensalzan el encuentro del arte con la fe.

La exposición, distribuida en tres salas –Núcleo de la Pasión,  Viagem das Formas e Imágenes de Cristo- invita a un viaje por el tiempo y el espacio, por la imagen y por la devoción.

El Museo de la Hermandad de los Clérigos forma parte de la Red Portuguesa de Museos desde el 28 de agosto de 2018.

La magia de la Navidad en Lapa
5 diciembre, 2018 / , , ,

Si preguntamos a diferentes personas lo que es la Navidad en Oporto, recibiremos distintas respuestas. Dirán que es la belleza del árbol de Navidad de la Avenida de los Aliados, el color de la iluminación del barrio de la Baixa, el frenesí de Santa Catarina, el bolo rei (como un roscón de Reyes) de las diversas pastelerías tradicionales o el bacalao de determinada tienda considerada prestigiosa por los años de infalible servicio al paladar de los portuenses. Todo esto es verdad, y aún habría más a añadir. Sin embargo, todo esto forma parte de algo infinitamente más importante, todo esto destaca la alegría de lo que es realmente la Navidad, pero no lo es todo ni lo eclipsa. La Navidad es el nacimiento de Cristo, el anuncio de la redención, la celebración de la suprema confianza de Dios en Su Pueblo.

Vivir, o estar en Oporto, en estas fechas hace necesario testimoniar el modo en que la ciudad vive este momento central de su espiritualidad. Me atrevería a decir que, por lo menos una vez en la vida, para no robar público a otras parroquias, sería obligatorio participar en la extraordinaria Misa del Gallo en Lapa. La Navidad también es magia, y la magia no es incompatible con la solemnidad. La experiencia de la Misa del Gallo en Lapa es esto mismo: magia y solemnidad. Allí el espíritu se despierta de modo sublime a través de los diferentes sentidos. Por lo que se refiere a la vista se maravilla con la riqueza artística de la iglesia y con el rigor estético de la celebración. El olor del tradicional incienso refuerza la intensidad del momento y la música de extraordinaria ejecución y delicada escucha llena el tiempo entre las palabras que dan sentido a todo lo demás. ¡Es una experiencia única!

El cuidado tan especial puesto en esta Misa, la observancia estricta de una tradición que se refuerza cada año que pasa, han tenido el poder de atraer a cada vez más gente, dando más sentido a la Navidad de cada uno de los que deciden unirse a esta celebración. Pudiérase decir que tiene pompa, rigor, incluso puesta en escena, pero sin perder nunca de vista lo esencial. Cada uno da lo mejor de si mismo para recibir la llegada Cristo. Diría que es oro, incienso y mirra lo que Oporto tiene para ofrecer al Niño.

Osaría decir que este no es un momento exclusivo para los creyentes , sería un egoísmo terrible. Este es también un momento para quien no cree pero gusta de alimentar su espíritu con la belleza de la creatividad y con el poder sublime del arte en sus diferentes formas, la arquitectura, la pintura, la escultura, la música y la palabra. Creyentes y no creyentes, por diferentes razones, algunas de ellas comunes, sallen de allí con el alma llena y con la noción de privilegio por haber participado en un momento tan especial. Y esto en Navidad pasa.

FRANCISCO SÁ CARNEIRO
7 noviembre, 2018 / , , ,

Si ha llegado a Oporto aterrizando en el Aeropuerto Francisco  Sá Carneiro o si, paseando por Antas,  se ha cruzado con una estatua suya en la plaza con el mismo nombre, ¡este artículo es para Ud.!

Nació en 1934 en Oporto, donde también creció. Francisco Sá Carneiro es un abogado y político portugués que destacó desde muy temprano por su oposición al régimen dictatorial entonces vigente, siendo el máximo exponente de la lucha por el regreso al país del Obispo de Oporto, D. Antonio Ferreira Gomes (cuya estatua podrá admirar junto a la iglesia de los Clérigos), exiliado por el Estado Nuevo de Salazar.

En 1969, como independiente, fue elegido para la Asamblea Nacional y pronto se convirtió en el líder de la llamada Ala Liberal, siendo responsable de varias iniciativas que aspiraban a una transición pacífica y progresiva de Portugal hacia un régimen democrático y libre.

Frente al fracaso de la implementación de su visión demócrata, personalista y humanista, renuncia al cargo de diputado y regresa a Oporto donde ayuda a germinar la idea de crear un partido social demócrata, que vería la luz tras la Revolución del 25 de abril de 1974, que puso fin al régimen dictatorial. Nace, así, el 6 de mayo de 1974 el Partido Popular Democrático, actual Partido Social Demócrata, del que fue co-fundador y principal impulsor Francisco Sá Carneiro.

Como Presidente del PPD, fue elegido diputado en la Asamblea Constituyente (1975) que habría de preparar y aprobar la primera Constitución de la República de régimen democrático.

A finales de 1979, fundó Alianza Democrática, partido que ganó las siguientes elecciones legislativas. A la cabeza de la mayor coalición gubernamental desde el 25 de abril de 1974, Sá Carneiro fue nombrado Primer Ministro en enero de 1980, cargo que ejerció hasta su inesperada y trágica desaparición el 4 de diciembre de 1980, cuando el avión en que se trasladaba a Oporto se estrelló en Camarate, en circunstancias que aún hoy día no ha sido posible esclarecer.

Su lado público no le impidió vivir su propia vida y arriesgarse a la crítica, en un país tradicional y en el que el divorcio no era, siquiera, permitido, cuando se separó para vivir con la fundadora de la editorial D. Quixote, Snu Abecassis, que también perdería la vida en el accidente de Camarate. Lapidario y frontal, como siempre en la vida, declaró: “Si la situación fuera considerada incompatible con mis funciones, escogería a la mujer que amo”.

Auténtico referente de su ciudad y de su país, con una nobleza y rectitud de carácter sin par, la muerte de Francisco Sá Carneiro constituyó una pérdida irreparable para la vida pública portuguesa y su memoria es, todavía hoy, inspiradora para todos aquellos que reconocen en su ejemplo la máxima expresión de ser y estar en la política, para quienes saben como él que “Encima de la Social-Democracia la Democracia; encima de la Democracia el Pueblo Portugués”.

GOMES TEIXEIRA – El matemático que podía haber sido sacerdote
15 octubre, 2018 / , , ,

Gomes Teixeira, ilustre matemático que fue el primer rector de la Universidad de Oporto,  no estudió teología por pura casualidad.

Nacido en enero de 1851 en Armamar, pronto destacó por su inteligencia y las buenas notas obtenidas en todas las disciplinas. En aquel momento, era común que los muchachos con buen aprovechamiento escolar fueran encaminados para el Seminario, pero el joven era brillante en matemáticas. Así, cuando llegó el momento de ir a la Universidad, la familia decidió que se decidiría al azar entre Teología y Matemáticas.

La suerte decidió Matemáticas y desde que llegó a la Universidad de Coímbra, Francisco Gomes Teixeira destacó por las notas máximas obtenidas. A los 20 años publicó su primer trabajo y en 1874 terminó la carrera con sobresaliente. Una trayectoria académica tan brillante tenía, obviamente, que conducir a hacer carrera como profesor. Destacó en la Universidad de Coímbra y en la Escuela Politécnica de Oporto, que acabaría dirigiendo. En 1911 se fundó la Universidad de Oporto y Gomes Teixeira fue escogido para ser su primer rector. Murió en Oporto en 1933. Después de su muerte se realizaron tres bustos en bronce, posteriormente colocados en su tierra natal, en la Universidad de Oporto y en la Universidad de Coímbra.

 

Praça Gomes Teixeira (Praça dos Leões)
12 octubre, 2018 / , ,

Punto central de la vida estudiantil de Oporto, esta plaza tiene el nombre de un ilustre matemático, pero son los leones de su imponente fuente los que la dieron a conocer.

La designación oficial de esta plaza en la Baixa do Porto es un homenaje a Gomes Teixeira, matemático que fue el primer rector de la Universidad de Oporto. Sin embargo, es más conocida como la Plaza de los leones, debido a la fuente en granito y bronce que hay en la zona central.

En realidad, este lugar es muy anterior a la fuente e incluso a la propia universidad. Según cuenta la leyenda, en el siglo XII, el primer rey de Portugal, D. Alfonso Henriques y su mujer, D. Mafalda, iban camino de Guimarães cuando la reina cayó por un precipicio. En ese momento de aflicción, ambos cónyuges invocaron a un santo. Agradecidos por haberse librado del peligro, mandaron construir, en el mismo lugar, capillas a Nuestra Señora de las Gracias y al Arcángel San Miguel (ya demolidas).

En el siglo XVII se ubicaron, junto a este sitio, el Convento de los Carmelitas (donde actualmente está el cuartel de la GNR) y los colegios donde eran acogidos huérfanos, lo que llevó a que este lugar fuese también conocido como Largo do Carmo o Campo dos Meninos Órfãos. Más adelante, y debido a que allí se vendía harina y pan, fue también conocido como Plaza del Pan o Plaza del Mercado del Pan. Ya en el siglo XIX, pasó a llamarse Plaza de los Voluntarios de la Reina, homenajeando así al batallón liberal del ejército portugués que había ocupado el Convento de los Carmelitas.

Cuando fue creado la Universidad de Oporto pasó a llamarse Plaza de la Universidad y, más tarde, Plaza Gomes Teixeira.

El actual edificio del Decanato de la Universidad de Oporto fue construido durante el siglo XIX y allí se ubicaron también las Facultades de Ciencias y de Ingeniería. La plaza ganó entonces una nueva vida; la presencia de los estudiantes fue decisiva para que surgieran cafés, como el mítico Café Âncora d’Ouro (más conocido como O Piolho –El Piojo-), librerías y otros servicios ligados a la vida académica. Las tiendas y almacenes de los alrededores fomentaron también, entre los portuenses y la gente que visitaba la ciudad, el hábito de hacer compras en esta zona.

Hoy día es uno de los lugares centrales de animación nocturna y continúa siendo punto de encuentro en los principales momentos de la vida académica de la ciudad, como en la “Queima das Fitas” (Quema de las Cintas, fiesta que simboliza la despedida de la vida universitaria) o la Recepción de los nuevos alumnos de la Universidad de Oporto.

Las iglesias del Carmen y de los Carmelitas, separadas por la casa más estrecha de la ciudad, son otro punto de interés en el lugar.

La fuente

Imponente, esta emblemática fuente fue encargada por la Compañía de Aguas de Oporto en 1882, con la finalidad de suministrar agua a aquella zona de la ciudad. Construida en Francia por la Compagnie Générale des Eaux pour l’Étranger, tiene 8 metros de diámetro y 6 metros de altura, estando compuesta por un contenedor de granito y por una fuente de bronce con cuatro leones alados y sentados en las extremidades. Dos copas en la parte superior completan la decoración de esta fuente que, en otro momento, había estado protegida por verja de hierro.

UNIVERSIDAD DE OPORTO
11 octubre, 2018 / ,

Fundada el 22 de mayo de 1911, la Universidad de Oporto está cada vez más valorada por los estudiantes portugueses y extranjeros. Con 14 facultades y tres ubicaciones distintas (el centro, Asprela y Campo Alegre), cuenta con cerca de 30 mil estudiantes de todo el mundo.

Los orígenes de la Universidad de Oporto están en la Escuela de Náutica, creada por el rey D. José I en 1762 y destinada a preparar marineros y pilotos para embarcar en los navíos que partían de Barra do Douro hacia todo el mundo. Le siguieron la Escuela de Dibujo y Diseño, creada en 1779; la Academia Real de Marina y Comercio, en 1803; la Academia Politécnica, en 1837. Todas estas escuelas estaban destinadas a preparar cuadros cualificados para trabajar en el área naval, en el comercio, en la industria y en las artes.

En 1825 nació la primera escuela médica de Oporto, la Real Escuela de Cirugía, que 11 años más tarde daría lugar a la Escuela Médico-Quirúrgica. La Escuela de Dibujo y Diseño estuvo también en el origen de otras escuelas ligadas a las artes.

En marzo de 1911, pocos meses después de la implantación de la República (en octubre de 1910), se fundó esta universidad que, desde entonces no ha parado de crecer en términos de oferta de cursos, número de alumnos y prestigio internacional. Inicialmente dividida en dos facultades (Ciencias y Medicina), recibió en 1915 la Facultad Técnica (rebautizada en 1926 como Facultad de Ingeniería), en 1919 la Facultad de Letras y, en 1921, la Facultad de Farmacia. La Facultad de Economía fue creada en 1953.

Con la revolución del 25 de abril, en 1974, la Universidad de Oporto tuvo un gran crecimiento, recibiendo más facultades: el Instituto de Ciencias Biomédicas Abel Salazar (1975), la Facultad de Deporte (1975), la Facultad de Psicología y de ciencias de la Educación (1977), la Facultad de Arquitectura (1979),  la Facultad de Medicina Dental (1989), la Facultad de Ciencias de la Nutrición y de la Alimentación (1992), la Facultad de Bellas Artes (1992) y la Facultad de Derecho (1994). La Escuela de Gestión de Oporto fue creada en 1988 y desde 2008 pasó a ser designada como Escuela de Negocios de la Universidad de Oporto.

El Decanato

 Es la sede de la Universidad de Oporto. Situado en el centro de la ciudad, en la Plaza Gomes Teixeira, este imponente edificio acoge también el Museo de Historia Natural y el Museo de Ciencias. Entre 1803 y 1837 acogió la Escuela Real de Marina y comercio y la Escuela Politécnica de Oporto (entre 1837 y 1911). Instalado en el espacio que albergaba un colegio para huérfanos, este edificio sufrió varias demoras en su construcción, siendo readaptado para nuevas funciones diversas veces. El día 20 de abril de 1974 un incendio destruyó una parte del edificio, que fue nuevamente objeto de obras y renovaciones. Entre 1976 y 1996 el decanato operó en un edificio junto al Palacio de Cristal.

Iglesia São Pedro de Miragaia
9 octubre, 2018 / , ,

Muy cerca del Duero y en plena zona histórica, esta iglesia con un interior ricamente decorado constituyó una señal de la devoción de los pescadores de São Pedro.

La actual iglesia, reconstruida el siglo XVIII,  se alzó en el lugar donde anteriormente había otro templo de origen medieval. Miragaia, junto al río Duero, fue una de las primeras zonas habitadas de la ciudad. Nacida en el corazón de una comunidad pescadora bastante devota, esta iglesia fue consagrada a San Pedro, santo patrón de los pescadores.

El anterior templo dio lugar, en 1740, a un templo con una estructura simple, con una nave única. Sin embargo, la riqueza de la decoración interior compensa esta simplicidad. El presbiterio está totalmente revestido de esculturas doradas. Un trabajo que se prolongó durante varios años y que hizo que esta decoración refleje la evolución de la estética de diferentes periodos. El techo y el tríptico en la Capilla del Espíritu Santo, atribuido al pintor flamenco Van Orley, merecen igualmente una atenta mirada. En el exterior, destacan los azulejos simples colocados – en el siglo XIX.- en la fachada y en el campanario, y los adornos barrocos en las columnas laterales.

Largo de S. Pedro de Miragaia, Oporto

Horario: de martes a sábado de 15:30 h a 19:00 h

Domingos de  10:00 h 11:30 h

Los grillos y su Iglesia ( O TRIPEIRO )
19 septiembre, 2018 / , , ,

Dice la leyenda que, en el lugar donde fue construida la Igreja de São Lourenço, se escuchaba el constante cantar de los grillos. Por eso, la iglesia es, incluso hoy día, conocida como la Iglesia dos Grilos.

La leyenda, muy conocida en la ciudad, cuenta que el templo jesuita fue construido en el lugar donde estaban las huertas del Obispo de Oporto, quien donó esos terrenos a la Compañía de Jesús. Un lugar que, debido a la enorme abundancia de esos insectos cantores, era conocido como el Campo dos Grillos. Los portuenses nunca contaron con una designación oficial  de la Igreja de São Lourenço y desde su construcción, en el siglo XVI, este templo fue simplemente conocido como Igreja dos Grilos.

Otra explicación, más basada en hechos históricos, está relacionada como la expulsión del país de los Jesuitas, en 1759. La iglesia y el colegio pasaron a pertenecer a la Universidad de Coimbra,  que terminaría por vender los edificios a la congregación de los Agostinhos Descalços, también conocidos como “Padres grilos”, una vez que su sede se ubicó en la Calçada do Grilo.

Si bien su nombre puede no parecer consensual, la imponente fachada y la riqueza de su interior bien justifican una visita.

Fuente: O Tripeiro 7ª Serie Año XXXIV número 5  – Mayo 2015