Destacado

Porto es la ciudad de las camelias
23 marzo, 2021 / ,

Porto es un inmenso jardín de camelias junto al Duero plantado.

Estas flores dan vida y alegría a la ciudad de Porto, durante los tristes y grises días de invierno.

Incluso en los cementerios de Porto hay camelias.

Para celebrar esta flor, todos los años Porto se ve invadido por la Semana de la Camelia en la segunda semana de marzo, que desgraciadamente no podrá celebrarse este año.

Organizada por primera vez en 1984, en el Mercado Ferreira Borges, esta exposición ha viajado a varios lugares de la ciudad, como la Biblioteca Municipal, el Monasterio de São Bento da Vitória, Serralves, o el Palácio da Bolsa.

Año tras año, este evento despierta la curiosidad y el entusiasmo de muchos admiradores, coleccionistas y productores de camelia, e invita al público a conocer y apreciar las diferentes especies de esta flor de invierno, que hoy abunda y reparte colores por los distintos jardines de la ciudad.

Los principales criadores que, a lo largo de los años, han perfeccionado el cultivo de esta flor, multiplicándola en las más variadas especies, han salpicado de color y formas los jardines de la ciudad de Porto.

Las camelias son un patrimonio natural y cultural de Porto.
Porto es un río entre camelias.
Así que, aquí hay algunos lugares para encontrar Camelias:

– Jardim Botânico
– Palácio de Cristal – Jardins e Biblioteca
– Museu Romântico
– Casa Tait
– Jardim S Lazaro
– Rotunda da Boavista
– Antiga Igreja de Cedofeita
– Jardim do Marquês
– Parque da Cidade
– Cemitérios de Agramonte e Prado do Repouso

El Jardín dedicado a las mujeres
20 enero, 2021 / ,

Inaugurado en 1834, el Jardim Marques de Oliveira, es de concepción romántica, y se puede destacar la sombra de sus grandes magnolias, sus imponentes tílias, el color de sus camelias y los sonidos del lago central.

El Jardim de São Lázaro es el jardín municipal más antiguo de la ciudad de Porto.

Su nombre proviene de la antigua leprosería medieval, que se instaló allí a principios del siglo XVI y fue demolida en el siglo XVIII.

Este fresco jardín es una agradable sorpresa para los transeúntes, ya que está muy bien cuidado y es muy frondoso.

Fue diseñado por João José Gomes, el primer jardinero municipal de Porto, y aún hoy tiene su diseño original.

Se destacan la fuente, el quiosco de música y las esculturas dispersas por el jardín, de varios artistas de renombre nacional como Soares dos Reis.

Durante la guerra civil portuguesa, Porto fue rodeado por un asedio entre julio de 1832 y agosto de 1833. Fue un bloqueo muy fuerte para el pueblo de Porto: a los embates de las tropas de D. Miguel se sumaron enemigos silenciosos como la cólera, el tifus, el hambre y el frío, que hay transformado los bellos árboles de Porto en leña para la población.

El 27 de enero de 1833, D. Pedro IV ordenó la construcción del Jardín de São Lázaro, dedicado a las mujeres de esta ciudad, para compensarlas de alguna manera por las duras pruebas a las que se enfrentaron durante el bloqueo. ¡Estaba destinado a ser un rincón para las damas de Porto!
Aunque modesto en tamaño y de vista escasa, rápidamente se hizo popular entre la alta sociedad, un lugar de visita imprescindible para las familias de Porto.

Durante 30 años, este Paseo Público en miniatura, fue el centro de la elegancia y la moda de la ciudad.

Sin vista del Duero, sin paseos amplios y aireados, contiene sin embargo un suave perfume, que contrasta con el entorno urbano en el que se inserta.

Es el punto de encuentro de los jubilados que juegan a las cartas, un punto de paso de muchos lugares, un lugar de descanso para los turistas. Cerca de la Facultad de Bellas Artes, también es muy frecuentado por los estudiantes.

Al este del jardín se encuentra la Biblioteca Pública Municipal y al sur, la magnífica fachada barroca del antiguo convento de São Lázaro, atribuida a Nicolau Nasoni.

El jardín es el único de la ciudad que todavía está rodeado por una barandilla.

Es uno de los más bellos jardines románticos de Porto.

Tradición de la cena de Navidad en Porto
9 diciembre, 2020 / , ,

Las tradiciones navideñas siempre han tenido un significado muy especial dentro de las familias de Porto, pero hace 100 años todo era un poco diferente.

La cena de Navidad, (la cena del 24 de diciembre), sólo existía en el norte. Al sur de Porto, desde el Adviento, las familias ayunaban por la carne, y este día se pasaba en estricto ayuno. Sólo después de la Misa del Gallo la cena era servida.

Porto ya seguía la tradición de la Edad Media, con el Bacalao de Navidad. La familia se reunía en la mesa para celebrar juntos la”Consoada” (la Nochebuena) que viene del verbo consolar.
Como no se podía comer carne, y el bacalao era el pescado más barato, la comida consistía en bacalao hervido, acompañado de col y patatas hervidas, regadas con un buen aceite de oliva nacional extra virgen; los pasteles de bacalao, el pulpo guisado o el arroz con pulpo eran otros de los platos sin carne más elegidos.

Pero desde la Segunda Guerra Mundial, sólo las familias más ricas siguieron pudiendo consumir bacalao de forma regular, y para éstas el bacalao se convirtió en sólo para los días festivos.

Hay una leyenda que dice que en Toledo, antes de las 12 campanadas, los campesinos mataban a un gallo, que tomaban a la iglesia para regalarlo a los más pobres, para teneren una Navidad más feliz. Así la carne era reservada para el día de Navidad (25 de diciembre) con el pavo relleno siendo el rey de este día.

La misa del gallo no formaba parte de las tradiciones del puerto, porque la convivencia familiar no debía interrumpirse. En el norte nadie rezaba por el niño Jesús a medianoche, porque a esa hora todo el mundo estaba alrededor del pulpo y bacalao.

Para el postre, “broas de natal” se destacaban, y más tarde el famoso “Bolo-rei”, de forma redonda, con un agujero en el medio. Tradicionalmente, dentro del Bolo-rei había una haba seca, y un pequeño regalo hecho de metal o cerámica. Quienquiera que se quedaba la haba seca tenía el deber de pagar por el siguiente Bolo-rei, y el regalo llevaba afortunado para quien lo encontrara.

Detrás de este pastel, hay un simbolismo de unos 2000 años de antigüedad. La leyenda dice que el pastel representa los regalos que los Reyes Magos le dieron al Niño Jesús. La corona simboliza el oro, los frutos cristalizados y secos son la mirra, y el aroma del pastel es el incienso.

Esta tradición fue importada de Francia, de la corte de Luis XIV, donde este pastel se hacia para las celebraciones de Año Nuevo y el Día de los Reyes.
El Bolo Rei, llegó a Porto en 1890 por la Confitería Cascais.

Otro postre del que una persona de Porto no prescinde en Nochebuena es la Aletria. Es de origen árabe y se hacia con pasta fina, leche de almendras y miel. Normalmente se cubre con dibujos hechos con canela.

También las Rabanadas son un dulce manjar en la casa de los Portuenses, en Navidad. En los invictos es habitual emborracharlas con vino de Porto. En el sur se llaman ” Fatias Douradas”.
Las primeras recetas se remontan a 1611. A principios del siglo XX eran muy comunes en Madrid, de donde provenía la receta.
El vino de Porto es el néctar de la Navidad de Porto, y siempre es un buen momento para beber, comprar y ofrecer. Sin olvidar nunca la elección de los mejores vinos para poner en la mesa en estas fiestas.

 

Hospital Santo António – 250 years of City Hospital
6 noviembre, 2020 / , ,

Ubicado en el Centro Histórico de Porto, más precisamente en Largo do Professor Abel Salazar, el Hospital de Santo António completó, en 2020, 250 años desde que se colocó la primera piedra.

La historia del Hospital de Santo António surge como una saga de determinación, audacia y altruismo. En primer lugar, su construcción, que, independientemente de la megalomanía del proyecto y el error de ubicación, muy pantanoso, constituía una necesidad imperiosa de la ciudad en transformación.

Sin embargo, quedó demostrado que, para construir y mantener su Hospital, la gente de Porto y su Misericordia a menudo se encontraban solos y consternados por el poder que, en momentos decisivos, trataba a Porto con el orgullo de un centralismo que solo a mediados del siglo XX empezaría a mirar la ciudad en la medida adecuada de sus necesidades hospitalarias.

El 15 de julio de 1770, el terreno baldío en las afueras de Largo dio paso a la construcción del Hospital, pero la propuesta presentada por el arquitecto inglés John Carr no llegó a concretarse por completo, tal fue su tamaño, grandiosidad y costo. El inicio de la construcción enfrentó una dificultad inesperada, el terreno era muy húmedo y pantanoso, lo que dificultaba la construcción de los cimientos que soportarían el edificio. John Carr, que nunca vino a Porto, diseñó los interiores en ladrillo. La opción por el granito ha cargado y prolongado la construcción.

Además de los problemas geográficos, los primeros años de construcción estuvieron marcados por las “turbulencias” de las invasiones francesas, entre la década de 1770 y principios del siglo XIX, provocando que solo se llevaran a cabo dos tercios del proyecto.

Más adelante en la historia, e incluso después de la inauguración de la unidad, que ocurrió solo en 1824, el país libró una guerra civil entre absolutistas y liberales y, más tarde, aún enfrentó la peste bubónica y la gripe española de 1918.

También es en 1825 que se asocia con el hospital, la Escuela Médico-Quirúrgica de Porto, antepasado de la Facultad de Medicina de Porto que funcionó allí hasta finales del año 1959, trasladándose al recién construido Hospital São João.

Después de 20 años, en 1979, el hospital vuelve a recibir estudiantes del 4º año de la carrera de medicina en el Instituto de Ciencias Biomédicas Abel Salazar (ICBAS) de la Universidad de Porto, asegurando la regencia de la mayoría de las unidades curriculares. Actualmente, la admisión media es la más alta entre los 7 másteres integrados en Medicina de las universidades portuguesas.

El edificio es el más palladiano de los portugueses, y el más grande, construido fuera de las Islas Británicas, desarrollándose en varias plantas, de forma sobria, simple y simétrica, pero con volúmenes bien definidos que animan la superficie.

Se convirtió en el “hospital de la ciudad” y, desde 1910, es considerado Monumento Nacional. Hoy, el Hospital de Santo António es el ancla del Centro Hospitalar Universitário do Porto, que también incorpora el Centro de Genética Médica Jacinto de Magalhães y el Centro Materno Infantil Albino Aroso Norte, resultado de la fusión de la Maternidad Júlio Dinis y el Hospital Infantil María Pia, así como el patrimonio humano y cultural del Hospital de Enfermedades Infecciosas Joaquim Urbano. CHUP se dedica a la asistencia, docencia, prácticas médicas, formación, innovación e investigación clínica y científica. La zona de referencia directa va desde el cosmopolita paseo marítimo hasta las antiguas islas de Porto, pasando por la ciudad, los barrios populares y los pueblos de Gondomar. Tiene cerca de 4400 trabajadores, de decenas de profesiones. Cada día que pasa, hay alrededor de 100 ingresos, 2900 consultas, 140 cirugías programadas, 420 episodios de emergencia, 300 episodios de hospital de día y 10 partos. Cada semana, alberga un nuevo ensayo clínico multicéntrico internacional y coloca cuatro artículos científicos a nivel internacional. La biblioteca cuenta con numerosos recursos para buscar y obtener bibliografía. El Museo de Medicina y Farmacia forma parte de la Red de Museos Portuguesa, que une el hospital con la ciudad y con los turistas.

Ruta de los escritores por Porto ( Camilo Castelo Branco )
1 octubre, 2020 / , ,

Aunque, nació en Lisboa (1825) hijo ilegítimo de un aristócrata con su doncella. A los 5 años se vino a vivir al norte – Vila Real, una madre huérfana. Con tan solo 16 años se casó, y en 1843, 2 años después, fue padre. Ese mismo año vino a Oporto a vivir solo, a la Rua Escura, en el histórico y pintoresco barrio de la catedral, para estudiar medicina. Posteriormente vivió en el hotel París de la Rua da Fábrica.

Era un hombre elegante, era un reconocido periodista y escritor. En 1850 se matriculó en el Seminario de Porto, donde estudió teología y fundó 2 periódicos religiosos.

La vida de Camilo en Oporto fue intensa, controvertida y bohemia y provocó algunos escándalos de carácter amoroso. Fue célebre por su pasión por Ana Plácido y su consiguiente encarcelamiento en la cárcel de Relação. De estos hechos nació su obra más famosa “El amor de perdición”, la cual fue inmortalizada por una estatua de los dos, que se puede ver junto a la cárcel donde ambos estaban presos.

En 1868, Camilo regresó a Oporto para vivir en la Rua de Santa Catarina y la Rua de S. Lázaro, después de casarse con Ana Plácido y con ella fundó y dirigió la Gazeta Literária de la ciudad.

Los 80 fueron muy convulsos porque ya veían muy mal y mantenían relaciones polémicas con varios amos de la sociedad. Fue amenazado físicamente varias veces y compró un revólver para defenderse. Irónicamente, 7 años después lo usaría para suicidarse después de darse cuenta de que su ceguera no tenía cura.

Camilo fue enterrado en el cementerio de Lapa.

Hasta el día de hoy se encuentran en la Orden de Lapa manuscritos de correspondencia entre Camilo, Ana Plácido y Freitas Fortuna y numerosos objetos camilianos, como el revólver con el que se suicidó, una tabaquera de plata, con la última nota que usó, el catalejo. , la pluma y la pluma que le sirvieron recientemente, un libro de Droz que Camilo empezó a traducir en Cadeia da Relação, una caracola que le sirvió a Camilo como pisapapeles y su tintero favorito.

Golf en Porto y Norte
25 septiembre, 2020 / , , ,

El golf en Portugal también tiene una historia y es exactamente al principio que comenzaremos este artículo.

Todo empezó en 1890, con la apertura del Oporto Golfe Club. De la mano de los ingleses, aristócratas vinculados a la Industria, que vivían en el Duero.

El norte de Portugal es una región con muchas diversidades y con todas las razones para creer que solo tiene cualidades. La lluvia, normalmente abundante en esta región del país, es una característica esencial para la creación y mantenimiento de campos de golf.

Sin olvidar la calidez de su gente y la fuerte y diversa gastronomía, combinando tradiciones centenarias y el ‘giro’ de las nuevas tendencias, el Norte cuenta con la elaboración de algunos de los mejores vinos del mundo, donde no podíamos dejar de destacar lo único y exclusivo, vino de Porto.

A todo esto se ha sumado el golf, campos de diseño único que se combinan con playas y montañas en perfecta armonía.

Cualquier golfista de cualquier rincón del mundo, y que ya haya tenido la experiencia de jugar en uno de estos maravillosos campos, sabe bien que merece la pena volver.

Ruta de los escritores por Porto ( Júlio Dinis )
21 septiembre, 2020 / , ,

Júlio Dinis (1839-1871), nació y fue bautizado en Porto, en la parroquia de S. Nicolau.

Estudió en Miragaia donde escribió los primeros textos literarios y estudió medicina en la Universidad de Porto. En 1852 y 1853 vivió en el pueblo de Noêda, en la parroquia de Campanhã. En 1874 el escritor se mudó con la familia de su primo a la Rua de Costa Cabral, en la parroquia de Paranhos, donde luego moriría de tuberculosis, tenía 32 años.

Cuando cursa el primer año de la Academia Politécnica, conoce y mantiene una íntima amistad con el poeta Soares de Passos, y a partir de esta circunstancia intensifica su amor por las bellas letras. También participó en grupos de teatro e colaboró ​​con Jornal do Porto.

En sus libros “Os Fidalgos da Casa Mourisca”, “A Morgadinha dos Canaviais” y “Uma Família Inglesa” se pueden encontrar numerosas referencias a la ciudad donde nació, vivió y murió.

Conjunto escultórico, formado por una figura femenina que coloca una corona de flores junto al busto del poeta, en bajorrelieve. Fue enterrado en el cementerio de Cedofeita, junto a su hermano.

A lo largo de los años, 71 localidades en Portugal han dado el nombre de Julio Dinis a una o más arterias. La ciudad de Oporto muestra la importancia de este escritor en su historia, dando su nombre a una Calle, una Maternidad y un cine.

(Português) O Sol Voltou ao Porto – As Praias do Porto
4 agosto, 2020 / , ,

Los días de sol y de calor invitan a una visita a la playa y en Oporto no hay que ir muy lejos para encontrar un lugar tranquilo a la orilla del mar para tomar el sol, pasear, o saborear una deliciosa comida o una bebida fresca.

Tener la playa tan cerca de la ciudad es un sueño fácil de concretar para quien está en Oporto.
Conozca las nueve playas con Bandera Azul en las que se puede disfrutar del verano sin abdicar de la vida en la ciudad.

PRAIA DAS PASTORAS
(PLAYA DE LAS PASTORAS)
El arenal está delimitado por dos muelles que la protegen del viento. Está en el lugar donde el río Duero desemboca en el Océano Atlántico.
Obtuvo este nombre porque era tradición que las pastoras trajeran aquí a sus rebaños a pastar las hierbas y airearse.

PRAIA DO HOMEM DO LEME
(PLAYA DEL HOMBRE DEL TIMÓN)
Ideal para quien tiene niños, ya que disponede dos parques infantiles. Es una playa rocosa, con un arenal de 374 metros. El nombre viene de la estatua de bronce, situada en la Avenida de Montevideo, que rinde homenaje a los pescadores.
Praia do ourigo
PLAYA DEL OURIGO
La tradición de los baños en la Playa del Ourigo se remontan al siglo XVI, cuando se creía que estas aguas eran capaces de curar enfermedades.

Praia do Carneiro
PLAYA DEL CARNERO
Tiene un arenal extenso y se frecuenta con asiduidad desde el siglo XIX. Hace algunos siglos era una zona de pastoreo.
Dice una leyenda popular que un carnero se perdió del rebaño en esta playa y que su imagen quedó eternizada sobre el Chalet Suizo (un quiosco que aún existe en la Calle del Paseo Alegre).

PRAIA DE GONDARÉM
PLAYA DE GONDARÉM
Una playa con 115 metros de extensión. El nombre de esta playa deriva del latín y significa algo como “descanso en la batalla”. Tiene un rompeolas de piedra que la protege, haciendo la playa más segura para los niños

Praia do Molhe
PLAYA dEL Molhe
Tiene una extensión de 168 metros y debe su nombre a la estructura costera, semejante a un pontón, que avanza hacia el mar y delimita la zona de baños.
El paisaje se embellece por la Pérgola de la Foz, una balaustrada de cemento construida en los años 30 que funciona como un mirador privilegiado sobre el mar. La escalinata y la zona circundante hacen que sea una de las playas más bonitas de Oporto.

PLAYA DE LOS INGLESES
PLAYA DE LOS INGLESES
Tal como el nombre indica, era la playa preferida por la comunidad británica de Oporto. Tiene un arenal con 86 metros de arena, una zona de pendientes bastante suaves y arena fina.

PRAIA DA LUZ
PLAYA DE LA LUZ
Un pequeño arenal enmarcado por rocas y por una zona ajardinada en la Avenida do Brasil.
Cuando la marea está baja se pueden ver dos pontones de apoyo a los baños del siglo XIX.

Praia do Castelo do Queijo
PLAYA DEL CASTILLO DEL QUESO
Situada junto al Castillo del Queso. Es una zona rocosa, bastante codiciada por los pescadores y por personas que quieren aprovechar las propiedades medicinales de las rocas.

El Coliseu do Porto o las mil y una vidas de un clásico
5 marzo, 2020 / ,

En el imaginario de Oporto, el Coliseu do Porto ocupa un lugar muy especial y es, sin perjuicio del resto, la primera sala de exposiciones de la ciudad, tal vez porque estuvo regularmente y desde el principio involucrado en controversias.

Quien está en el centro de la ciudad y cruza la Praça D João I, en el lado este, ve a Rua Passos Manuel. Al subir por el lado izquierdo, te encuentras con un edificio modernista cuyo exterior no revela la singularidad de su interior. Este es el Coliseu do Porto.

Durante décadas, esta área de la ciudad ha sido el centro de entretenimiento y vida nocturna en Oporto. En el barrio, había y coexistía la mayoría de las salas de conciertos de la ciudad: desde el tristemente celebrado teatro Bachet en la calle de Sto António, que el 20 de marzo de 1888 ardió en un terrible incendio durante un rito con más de cien muertes. ; El teatro posterior de Sá da Bandeira, reconstruido en el mismo lugar que Bachet y que todavía tiene sus puertas abiertas; El teatro de S. João à Batalha, también víctima de otro incendio, esta vez vacío, en 1909, y luego reconstruido con el riesgo del arquitecto Marques da Silva; y también el curioso salón Jardim Passos Manuel, inaugurado en 1908 y construido justo debajo del Coliseu, en la calle del mismo nombre y que tuvo una vida efímera durante tres décadas.

La idea de construir una gran sala de conciertos en Oporto se remonta a principios del siglo XX, pero no fue hasta principios de la década de 1930 que un grupo de notables de la ciudad alentó a la administración de la Companhia de Seguros Garantia a diseñar y materializar el Coliseu.

Sobre el desmantelamiento de Jardim Passos Manuel en 1938, se construyó el Coliseo. Los primeros estudios de arquitectura son de José Porto. Artista sin formación académica pero con conocimiento ecléctico de la construcción. El riesgo de la sala principal es tuyo. Luego vino la colaboración de Yan Wills, holandés y perteneciente al movimiento modernista De Stijl. Aunque elaboró ​​varios estudios, ninguno se realizó en el sitio.

 

Las dudas iniciales en el programa y el liderazgo del Comité de Estética del Ayuntamiento de Oporto llevaron a la eliminación del tercer diseñador, Arch Júlio de Brito, que había reemplazado a sus colegas José Porto y Yan Wills, que ya se habían consumido en la vorágine de cambios en el proyecto y variaciones. del lenguaje.

 

En 1939, la compañía de seguros Garantia contrató los servicios de Arqº Cassiano Branco (1897-1970), entonces una estrella en ascenso en el mundo de la arquitectura portuguesa de la década de 1930. En el corto espacio de dos años, Cassiano terminó el trabajo, aunque en no estoy de acuerdo con el fiscal, quien lo despidió por carta el 10 de octubre de 1940 por “errores muy serios y deficiencias en las obras”. Sin perjuicio, fue Cassiano quien más marcó la imagen general y, sobre todo, la imagen exterior del Coliseo. Su actuación para todo el trabajo fue decisiva hasta el punto de poder atribuir la autoría del edificio que está allí.

 

Mientras tanto, por invitación de Cassiano Branco, el francés Charles Siclis también colaboró ​​introduciendo algunos cambios en el interior del edificio, a saber, el diseño de las puertas y las lámparas.

 

El último arquitecto en trabajar en el Coliseo fue Mário de Abreu. Eso hizo cambios en varios elementos, a saber, la alteración de la torre diseñada por Cassiano, que inicialmente preveía el ensamblaje de elementos de iluminación de neón de color y que eliminó.

Finalmente, el 19 de diciembre de 1941, apenas dos años después del inicio de las obras, Joaquim José de Carvalho, presidente de la junta directiva de la compañía de seguros Garantia, inauguró solemnemente el Coliseo, con el recital de un concierto de la Orquesta del Emisor Nacional dirigida por el maestro Pedro de Freitas Branco. Luego hubo una pelota en el atrio. Sobre la fecha, el escritor de O Comércio do Porto escribió: “la tendencia moderna, cómoda, elegante y exitosa del edificio”. Y sin embargo, “la fachada a la que Cassiano deja su nombre unido contribuye a hacer del Coliseo una gran caja de sorpresas”.

 

El plan de construcción muestra afinidades con la organización del famoso Teatro Total de Walter Gropius. También hay afinidades formales con el movimiento funcionalista alemán y europeo posterior a la Primera Guerra Mundial. La sala tiene una capacidad de 3000 asientos. Además, cuenta con un gran bar al lado del público en la planta baja, una sala complementaria, con capacidad para trescientas personas y dedicada a eventos medianos, y en la planta superior, un restaurante con terraza con una buena vista de la ciudad.

 

El interior del Coliseo es magnífico en sus formas fluidas y circulación orgánica. La seducción de la sala circular es difícil de describir con palabras, pero evidente para quienes la visitan. Los frisos y las cabañas se suceden en varios pisos, terminando en el nivel superior, involucrando verticalmente a la audiencia circular en la planta baja.

 

Entre tantos artistas que se presentaron allí, se destacan los siguientes: cantante de fado Amália, pianista Sviatoslav Richer; el mejor payaso del mundo Popov; Rudolf Nureyev; el padre del rock portugués Rui Veloso; Miles Davis o la diva Claudia Schiffer.

 

En 1991, la Sala celebró su cincuentenario con un gran concierto homenaje, en el que se repitió el concierto inaugural. La pianista y maestra Helena de Sá e Costa fue solista, acompañada por Pedro Burmester y el director Jan Koenig, dirigiendo la Orquesta sinfónica de Porto Regie.

A mediados de los 90, el propietario del Coliseu do Porto era Empresa Artística SA / Grupo Aliança -UAP. Es necesario realizar trabajos de mejora, así como hacer frente a los crecientes costos actuales de mantenimiento de un edificio tan grande. En este contexto, noticias de la eventual venta del Coliseo a IURD, comúnmente conocida como Iglesia Universal del Reino de Dios, con raíces en Brasil, que recientemente había comprado el emblemático cine Império en Lisboa, para convertirlo en una catedral, en la pasividad general de de Lisboa

 

Portuenses anónimos y los agentes artísticos de la ciudad se reunieron espontáneamente y, en un solo gesto, salieron a la calle una mañana de agosto, hablando en voz alta en contra del acuerdo y el cierre de la sala, gritando “Coliseu es nuestro”. En la memoria colectiva estaba la imagen del cantante Pedro Abrunhosa esposado a los bares del Coliseo, rodeado de una pequeña multitud que gritaba ante la negativa del acuerdo. No todos fueron demasiado para continuar el Coliseu.

 

Montando la ola de solidaridad que se generó, los propietarios abandonaron el negocio IURD. A su vez, el 17 de noviembre de 1995, se creó la Associação Amigos do Coliseu do Porto, presidida por el Sr. Eng José António Barros, en representación de los propietarios, agregando a la nueva asociación numerosas instituciones y ciudadanos anónimos de la ciudad.

 

Mientras tanto, la escritura de compra y venta se hizo y pasó a ser propiedad de la Asociación de Amigos del Coliseo de Oporto. Unos días después, después de un desfile de modas en Portugal, se produjo un incendio en el escenario que lo destruyó por completo. Se genera una nueva ola de solidaridad, con amplias contribuciones monetarias de instituciones e individuos, lo que permitió la reapertura del Coliseo en el mismo año.

Mientras tanto, se llevaron a cabo nuevos trabajos de mantenimiento que introdujeron algunas mejoras técnicas en las infraestructuras de la etapa. Así, el 24 de noviembre de 1998 se volvió a abrir el Coliseo de Oporto, dando un recital de la ópera Carmen, de Georges Bizet.

 

Con esta historia de casi ochenta años, es seguro que el Coliseo seguirá siendo en el futuro el gran teatro de Oporto. Con suerte, lejos de la controversia, como ha sucedido en el pasado. Ciertamente durará en el corazón de la gente de Oporto.

 

Pesebres
23 diciembre, 2019 / , ,

Joaquim Machado de Castro (Coimbra 1731-1822) fue uno de los mayores y más renombrados escultores portugueses habiendo sido uno de los
de mayor influencia en la Europa del siglo XVIII y principios del siglo XIX. fueron varios los pesebres que realizó. Tanto es así que el pesebre más antiguo de la ciudad de Porto, del siglo XVIII, tiene su autoría y es posible visitarlo en la iglesia de São José das Taipas. Pero también en la iglesia de Corpo Santo de Massarelos es posible ver otro de sus bellos pesebres, ya que su obra se extiende por todo el país.