Destacado

(Português) O Sol Voltou ao Porto – As Praias do Porto
4 agosto, 2020 / , ,

Los días de sol y de calor invitan a una visita a la playa y en Oporto no hay que ir muy lejos para encontrar un lugar tranquilo a la orilla del mar para tomar el sol, pasear, o saborear una deliciosa comida o una bebida fresca.

Tener la playa tan cerca de la ciudad es un sueño fácil de concretar para quien está en Oporto.
Conozca las nueve playas con Bandera Azul en las que se puede disfrutar del verano sin abdicar de la vida en la ciudad.

PRAIA DAS PASTORAS
(PLAYA DE LAS PASTORAS)
El arenal está delimitado por dos muelles que la protegen del viento. Está en el lugar donde el río Duero desemboca en el Océano Atlántico.
Obtuvo este nombre porque era tradición que las pastoras trajeran aquí a sus rebaños a pastar las hierbas y airearse.

PRAIA DO HOMEM DO LEME
(PLAYA DEL HOMBRE DEL TIMÓN)
Ideal para quien tiene niños, ya que disponede dos parques infantiles. Es una playa rocosa, con un arenal de 374 metros. El nombre viene de la estatua de bronce, situada en la Avenida de Montevideo, que rinde homenaje a los pescadores.
Praia do ourigo
PLAYA DEL OURIGO
La tradición de los baños en la Playa del Ourigo se remontan al siglo XVI, cuando se creía que estas aguas eran capaces de curar enfermedades.

Praia do Carneiro
PLAYA DEL CARNERO
Tiene un arenal extenso y se frecuenta con asiduidad desde el siglo XIX. Hace algunos siglos era una zona de pastoreo.
Dice una leyenda popular que un carnero se perdió del rebaño en esta playa y que su imagen quedó eternizada sobre el Chalet Suizo (un quiosco que aún existe en la Calle del Paseo Alegre).

PRAIA DE GONDARÉM
PLAYA DE GONDARÉM
Una playa con 115 metros de extensión. El nombre de esta playa deriva del latín y significa algo como “descanso en la batalla”. Tiene un rompeolas de piedra que la protege, haciendo la playa más segura para los niños

Praia do Molhe
PLAYA dEL Molhe
Tiene una extensión de 168 metros y debe su nombre a la estructura costera, semejante a un pontón, que avanza hacia el mar y delimita la zona de baños.
El paisaje se embellece por la Pérgola de la Foz, una balaustrada de cemento construida en los años 30 que funciona como un mirador privilegiado sobre el mar. La escalinata y la zona circundante hacen que sea una de las playas más bonitas de Oporto.

PLAYA DE LOS INGLESES
PLAYA DE LOS INGLESES
Tal como el nombre indica, era la playa preferida por la comunidad británica de Oporto. Tiene un arenal con 86 metros de arena, una zona de pendientes bastante suaves y arena fina.

PRAIA DA LUZ
PLAYA DE LA LUZ
Un pequeño arenal enmarcado por rocas y por una zona ajardinada en la Avenida do Brasil.
Cuando la marea está baja se pueden ver dos pontones de apoyo a los baños del siglo XIX.

Praia do Castelo do Queijo
PLAYA DEL CASTILLO DEL QUESO
Situada junto al Castillo del Queso. Es una zona rocosa, bastante codiciada por los pescadores y por personas que quieren aprovechar las propiedades medicinales de las rocas.

El Coliseu do Porto o las mil y una vidas de un clásico
5 marzo, 2020 / ,

En el imaginario de Oporto, el Coliseu do Porto ocupa un lugar muy especial y es, sin perjuicio del resto, la primera sala de exposiciones de la ciudad, tal vez porque estuvo regularmente y desde el principio involucrado en controversias.

Quien está en el centro de la ciudad y cruza la Praça D João I, en el lado este, ve a Rua Passos Manuel. Al subir por el lado izquierdo, te encuentras con un edificio modernista cuyo exterior no revela la singularidad de su interior. Este es el Coliseu do Porto.

Durante décadas, esta área de la ciudad ha sido el centro de entretenimiento y vida nocturna en Oporto. En el barrio, había y coexistía la mayoría de las salas de conciertos de la ciudad: desde el tristemente celebrado teatro Bachet en la calle de Sto António, que el 20 de marzo de 1888 ardió en un terrible incendio durante un rito con más de cien muertes. ; El teatro posterior de Sá da Bandeira, reconstruido en el mismo lugar que Bachet y que todavía tiene sus puertas abiertas; El teatro de S. João à Batalha, también víctima de otro incendio, esta vez vacío, en 1909, y luego reconstruido con el riesgo del arquitecto Marques da Silva; y también el curioso salón Jardim Passos Manuel, inaugurado en 1908 y construido justo debajo del Coliseu, en la calle del mismo nombre y que tuvo una vida efímera durante tres décadas.

La idea de construir una gran sala de conciertos en Oporto se remonta a principios del siglo XX, pero no fue hasta principios de la década de 1930 que un grupo de notables de la ciudad alentó a la administración de la Companhia de Seguros Garantia a diseñar y materializar el Coliseu.

Sobre el desmantelamiento de Jardim Passos Manuel en 1938, se construyó el Coliseo. Los primeros estudios de arquitectura son de José Porto. Artista sin formación académica pero con conocimiento ecléctico de la construcción. El riesgo de la sala principal es tuyo. Luego vino la colaboración de Yan Wills, holandés y perteneciente al movimiento modernista De Stijl. Aunque elaboró ​​varios estudios, ninguno se realizó en el sitio.

 

Las dudas iniciales en el programa y el liderazgo del Comité de Estética del Ayuntamiento de Oporto llevaron a la eliminación del tercer diseñador, Arch Júlio de Brito, que había reemplazado a sus colegas José Porto y Yan Wills, que ya se habían consumido en la vorágine de cambios en el proyecto y variaciones. del lenguaje.

 

En 1939, la compañía de seguros Garantia contrató los servicios de Arqº Cassiano Branco (1897-1970), entonces una estrella en ascenso en el mundo de la arquitectura portuguesa de la década de 1930. En el corto espacio de dos años, Cassiano terminó el trabajo, aunque en no estoy de acuerdo con el fiscal, quien lo despidió por carta el 10 de octubre de 1940 por “errores muy serios y deficiencias en las obras”. Sin perjuicio, fue Cassiano quien más marcó la imagen general y, sobre todo, la imagen exterior del Coliseo. Su actuación para todo el trabajo fue decisiva hasta el punto de poder atribuir la autoría del edificio que está allí.

 

Mientras tanto, por invitación de Cassiano Branco, el francés Charles Siclis también colaboró ​​introduciendo algunos cambios en el interior del edificio, a saber, el diseño de las puertas y las lámparas.

 

El último arquitecto en trabajar en el Coliseo fue Mário de Abreu. Eso hizo cambios en varios elementos, a saber, la alteración de la torre diseñada por Cassiano, que inicialmente preveía el ensamblaje de elementos de iluminación de neón de color y que eliminó.

Finalmente, el 19 de diciembre de 1941, apenas dos años después del inicio de las obras, Joaquim José de Carvalho, presidente de la junta directiva de la compañía de seguros Garantia, inauguró solemnemente el Coliseo, con el recital de un concierto de la Orquesta del Emisor Nacional dirigida por el maestro Pedro de Freitas Branco. Luego hubo una pelota en el atrio. Sobre la fecha, el escritor de O Comércio do Porto escribió: “la tendencia moderna, cómoda, elegante y exitosa del edificio”. Y sin embargo, “la fachada a la que Cassiano deja su nombre unido contribuye a hacer del Coliseo una gran caja de sorpresas”.

 

El plan de construcción muestra afinidades con la organización del famoso Teatro Total de Walter Gropius. También hay afinidades formales con el movimiento funcionalista alemán y europeo posterior a la Primera Guerra Mundial. La sala tiene una capacidad de 3000 asientos. Además, cuenta con un gran bar al lado del público en la planta baja, una sala complementaria, con capacidad para trescientas personas y dedicada a eventos medianos, y en la planta superior, un restaurante con terraza con una buena vista de la ciudad.

 

El interior del Coliseo es magnífico en sus formas fluidas y circulación orgánica. La seducción de la sala circular es difícil de describir con palabras, pero evidente para quienes la visitan. Los frisos y las cabañas se suceden en varios pisos, terminando en el nivel superior, involucrando verticalmente a la audiencia circular en la planta baja.

 

Entre tantos artistas que se presentaron allí, se destacan los siguientes: cantante de fado Amália, pianista Sviatoslav Richer; el mejor payaso del mundo Popov; Rudolf Nureyev; el padre del rock portugués Rui Veloso; Miles Davis o la diva Claudia Schiffer.

 

En 1991, la Sala celebró su cincuentenario con un gran concierto homenaje, en el que se repitió el concierto inaugural. La pianista y maestra Helena de Sá e Costa fue solista, acompañada por Pedro Burmester y el director Jan Koenig, dirigiendo la Orquesta sinfónica de Porto Regie.

A mediados de los 90, el propietario del Coliseu do Porto era Empresa Artística SA / Grupo Aliança -UAP. Es necesario realizar trabajos de mejora, así como hacer frente a los crecientes costos actuales de mantenimiento de un edificio tan grande. En este contexto, noticias de la eventual venta del Coliseo a IURD, comúnmente conocida como Iglesia Universal del Reino de Dios, con raíces en Brasil, que recientemente había comprado el emblemático cine Império en Lisboa, para convertirlo en una catedral, en la pasividad general de de Lisboa

 

Portuenses anónimos y los agentes artísticos de la ciudad se reunieron espontáneamente y, en un solo gesto, salieron a la calle una mañana de agosto, hablando en voz alta en contra del acuerdo y el cierre de la sala, gritando “Coliseu es nuestro”. En la memoria colectiva estaba la imagen del cantante Pedro Abrunhosa esposado a los bares del Coliseo, rodeado de una pequeña multitud que gritaba ante la negativa del acuerdo. No todos fueron demasiado para continuar el Coliseu.

 

Montando la ola de solidaridad que se generó, los propietarios abandonaron el negocio IURD. A su vez, el 17 de noviembre de 1995, se creó la Associação Amigos do Coliseu do Porto, presidida por el Sr. Eng José António Barros, en representación de los propietarios, agregando a la nueva asociación numerosas instituciones y ciudadanos anónimos de la ciudad.

 

Mientras tanto, la escritura de compra y venta se hizo y pasó a ser propiedad de la Asociación de Amigos del Coliseo de Oporto. Unos días después, después de un desfile de modas en Portugal, se produjo un incendio en el escenario que lo destruyó por completo. Se genera una nueva ola de solidaridad, con amplias contribuciones monetarias de instituciones e individuos, lo que permitió la reapertura del Coliseo en el mismo año.

Mientras tanto, se llevaron a cabo nuevos trabajos de mantenimiento que introdujeron algunas mejoras técnicas en las infraestructuras de la etapa. Así, el 24 de noviembre de 1998 se volvió a abrir el Coliseo de Oporto, dando un recital de la ópera Carmen, de Georges Bizet.

 

Con esta historia de casi ochenta años, es seguro que el Coliseo seguirá siendo en el futuro el gran teatro de Oporto. Con suerte, lejos de la controversia, como ha sucedido en el pasado. Ciertamente durará en el corazón de la gente de Oporto.

 

Pesebres
23 diciembre, 2019 / , ,

Joaquim Machado de Castro (Coimbra 1731-1822) fue uno de los mayores y más renombrados escultores portugueses habiendo sido uno de los
de mayor influencia en la Europa del siglo XVIII y principios del siglo XIX. fueron varios los pesebres que realizó. Tanto es así que el pesebre más antiguo de la ciudad de Porto, del siglo XVIII, tiene su autoría y es posible visitarlo en la iglesia de São José das Taipas. Pero también en la iglesia de Corpo Santo de Massarelos es posible ver otro de sus bellos pesebres, ya que su obra se extiende por todo el país.

São Gonçalo de Amarante
16 diciembre, 2019 / , ,

La Iglesia, el Convento y el Puente de São Gonçalo, son los “ex libris” de la ciudad de Amarante, inseparables de la figura que les da el nombre. La gran cantidad de leyendas y creencias que gravitan en torno a este lugar desdibujan la realidad en una encrucijada de tanta nubosidad que nos lleva a la imposibilidad de discernir con precisión dónde terminan y dónde comienza el otro. “Gonçalo era un santo, y un santo admirable, en la temprana edad de un niño; santo y admirable en el segundo de la juventud; santo y admirable en el tercio de los hombres; santo y admirable en el cuarto de antaño; y finalmente santo y admirable, el jueves después de la muerte ”(extracto de un sermón del padre António Vieira en Brasil).

São Gonçalo de Amarante nació alrededor de 1190, en la parroquia de S. Salvador de Tagilde, en el municipio de Vizela, en una familia noble (los Pereiras). Bajo la protección del arzobispo de la Arquidiócesis de Braga, Gonçalo asistió a disciplinas eclesiásticas en la Escuela de la Catedral de la Sede Arzobispal, convirtiéndose en sacerdote ordenado y nombrado párroco de la parroquia de S. Paio (o S. Pelagio) de Riba-Vizela. Primero fue en peregrinación a Roma desde donde fue a Jerusalén, donde tomó 14 años, dejando a los feligreses al cuidado de un sobrino sacerdote. Al regresar a Portugal, es expulsado por lo mismo que a través de un complot habría sido nombrado como párroco. Resignado, deja S. Paio de Riba-Vizela, se une a la vida conventual de la Orden de Predicadores, recientemente fundada por S. Domingos, construyendo una pequeña capilla dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, a orillas del río Tâmega. donde hoy se encuentra la Iglesia y Convento de São Gonçalo en Amarante. El proceso de beatificación se promulgó el 16 de septiembre de 1561. La devoción al santo más popular de los santos portugueses, después de San Antonio de Lisboa, se extendió por Portugal y Brasil. En 1540, Juan III de Portugal y D. Catarina de Austria decidieron construir un nuevo templo y convento dominico en el sitio, bajo la invocación de Gonçalo de Amarante. Las obras comenzaron en 1543, extendiéndose hasta el siglo XVIII, con intervenciones en el siglo XX.

São Gonçalo, en el sec. XIII, comienza la construcción de un cruce entre los dos bancos (es durante este período que surge una inmensidad de leyendas). El puente se derrumbó en el siglo XVIII debido a las inundaciones y luego se recuperó. La famosa defensa del puente de Amarante tuvo lugar en 1809 y fue uno de los momentos más notables de las segundas invasiones francesas. La heroica defensa del puente, como se conoció el episodio, se produjo después de que las tropas francesas ocuparon la Iglesia de São Gonçalo y se les impidió cruzar el Tamega. Han pasado más de 200 años, pero las marcas de bala de cañón y mosquete aún permanecen en la fachada del edificio.

Estación de Campanhã
7 noviembre, 2019 / ,

“El silbido de los trenes, su traqueteo sobre el puente más allá del monte fronterizo, le decía las horas, le delataba la dirección del viento y el tiempo previsto para mañana”. Es así como nuestra Agustina se refiere a ese pulsante ruido cuando el tren rasga la ciudad. Es la paz pobre que se vivía en el fin de siglo. Estancadas las heridas de la nación, degradada por sucesivas guerras civiles, la modernización era el designio y el ferrocarril uno de sus principales símbolos.

La Estação de Campanhã se inauguró el 5 de Noviembre de 1877, junto con el Puente María Pía. Era el resultado de una serie de obras donde había estado la antigua Quinta do Pinheiro. Fue uno de los motores del éxodo rural, con el foco en Campanhã, de una enorme cantidad de gente proveniente del interior del país y que iría a poblar el municipio.

Del tren al autobús, del autobús al metro, la Estação de Campanhã encuentra el futuro de la intermodalidad en un Oporto que se va transformando en una ciudad inteligente. De diseño neoclásico, sujeto a cambios a lo largo del siglo XX, culminando en la terminal actual, que supera en mucho la superficie de la vieja estación, en esta tranquila convivencia entre lo nuevo y lo viejo, marca cada vez más firme de la ciudad invicta.  Y aquí nos encontramos reviviendo las palabras de Ramalho: “finalmente nos bajamos en la Estación de Campaña”.

Desfile de disfraces de papel está de vuelta a Foz do Douro
7 agosto, 2019 / , ,

Hace casi dos mil años, San Bartolomé murió despellejado en Turquía y hoy inspira una curiosa fiesta que se celebra anualmente, en agosto, en la ciudad de Porto.
Las celebraciones de San Bartolomé son uno de los eventos más esperados de la ciudad, con actividades gastronómicas, animación y espectáculos musicales garantizados hasta principios de septiembre.
La tradición se remonta al siglo XVI, cuando las personas locales se bañaban con la esperanza de curar enfermedades como el tartamudeo, la gota o la epilepsia. Oficialmente, las fiestas de San Bartolomé han existido desde el siglo XIX.

Las festividades en honor de San Bartolomé tienen como punto culminante la Corte del Traje de Papel. Con mucho trabajo y meses de preparación, las hojas de papel de colores se convierten en hechos y accesorios auténticos que llenan de color y alegría las calles de Porto.

El desfile termina, como es habitual, con un chapuzón en las aguas del Atlántico. La tradición dicta que el ritual “baño sagrado” siempre incluye siete inmersiones. Solo así los participantes podrán
agradecer los favores de San Bartolomé y esperar extensos beneficios de sanación y protección proporcionados por el santo para el próximo año. El desfile tendrá lugar el próximo 25 de agosto y el
tema de la Unión de Parroquias de Aldoar, Foz do Douro y Nevogilde será un homenaje a Sophia de Mello Breyner Andresen en su Centenario.

Este es uno de los eventos más originales de la ciudad y el país, y una tradición única en el mundo que, año tras año, atrae a un número creciente de participantes, tanto nacionales como internacionales.

 

Miguel Veiga – Un ilustre portuense
29 junio, 2019 / , ,

Miguel Luís Kolback da Veiga nació en Oporto el 30 de junio de 1936, ciudad donde falleció el 14 de noviembre de 2016.

Ilustre abogado portuense, Miguel Veiga era célebre por la esmerada producción, casi literaria, de sus piezas procesales y por la forma brillante como se presentaba en juicio.

Desde temprana integró movimientos académicos de oposición al régimen de Salazar, lo que le impidió años más tarde de ser admitido como docente universitario.

Después de la revolución de abril, en mayo de 1974, es responsable, junto a Francisco Sá Carneiro, Magalhães Mota y Francisco Pinto Balsemão, por la fundación del Partido Popular Democrático, hoy Partido Socialdemócrata, del que formó parte hasta la fecha muerte y del que fue uno de sus miembros más brillantes, incluso y tal vez hasta sobre todo cuando para frontalmente discrepar del rumbo trazado o del camino seguido. Por eso, contra las indicaciones de su PSD, fue partidario de Mário Soares en su primera candidatura a la Presidenta de la República y, más recientemente, de Rui Moreira, actual alcalde de Oporto.

A pesar de ser solicitado para ello, nunca desempeñó funciones gubernamentales. Dice, en respuesta a las invitaciones recibidas para ello, “no querer perder su libertad ni dejar el Puerto”, ciudad de su pasión.

Al lado de su trabajo, de la intervención cívica y política de alto nivel, Miguel Veiga era aún un amante de las artes, de la literatura a la pintura, del cine a la escultura, ahí recogiendo contribuciones que muchas veces ilustraban sus intervenciones públicas.

El nombre de Miguel Veiga es importante para la historia de la democracia portuguesa, búsqueda y afirmación de la libertad y los valores de justicia, la sinceridad, la independencia y la fuerza de carácter que es tan característica de los buenos do Porto.

Miguel Veiga fue todavía autor de varios ensayos jurídicos y culturales, y una voz presente en la prensa escrita donde a lo largo de la vida mucho colaboró.

Es Gran Oficial de la Orden de la Libertad y recibió la medalla de Honor de la Ciudad, la más alta distinción de Oporto.

São João – ¡La noche más larga!
21 junio, 2019 / , ,

Si estás en Oporto en la noche del 23 al 24 de Junio, ¡bienvenido a San Juan!

Con orígenes en la celebración pagana del solsticio de verano, el feriado municipal de la ciudad (día 24) es hoy una fiesta católica que señala el nacimiento de San Juan Bautista. A pesar de no ser el santo patrono de la ciudad (responsabilidad que corresponde a Nuestra Señora de la Vandoma), el San Juan es la mayor y más popular fiesta que Porto acoge. En la noche de 23 toda la ciudad sale a la calle (por eso prepárese para baños de multitud en todo el lado) en una explosión de alegría, música, animación y color que sólo termina con el rayo del día.

Para vivir en plena esta noche, he aquí lo que necesita saber:

– durante la tarde, comprar un martillo de plástico o un puerro – los necesitará para golpear la cabeza de todo y cualquier desconocido que pase por usted. Creer!

– deleite con las cascadas sanjoaninas – las hay maravillosas por toda la ciudad – una especie de pesebre de las artes y oficios, pero en versión San Juan;

– un albahaca no se huele, no te enfurezca la nariz (toca con la mano y sienta después en ella el aroma).

– no falte esto por nada – calza sus zapatos más cómodos, vista ropa práctica y no dispense un abrigo para la noche – va a andar muuuuuito, pero incluso mucho, a pie por toda la ciudad, desde el centro hasta la desembocadura (y va a tardar mucho a hacer trayectos pequeños porque está todo el mundo en la calle!) y las orvalhadas de San Juan no son un mito!

– antes de la medianoche, elija un lugar privilegiado para asistir al fuego de artificio junto al río y al Puente D. Luís;

– a lo largo de la noche, vete una bella sardina asada con broa (no hay como escapar – la ciudad entera huele a sardina asada) y saltando de bailarín en bailarín, de arraial en arraial – los hay por toda la ciudad, más tradicionales los de las Fontanas, Miragaia y Massarelos;

– coma bien (una bifana y un caldo verde también son obligatorios!), o no va a aguantar los vasos que van a ser garantizados muchos!

– no se asuste que no es una invasión marciana en el cielo de Oporto – son pequeños globos de aire caliente en papel que a los miles son lanzados de la ciudad – consigue comprarlos en tiendas de comestibles, quioscos, tiendas chinas … un poco por todo el mundo lado;

– para los más valientes, dice la tradición que la noche debe terminar en la playa, y preferentemente con una inmersión en el mar. Por eso, se atreve!

– el día 24, para curar el cansancio (y la resaca!), aproveche para descansar a la orilla del río y acompañar la regata de barcos rabelos (las embarcaciones tradicionales que bajan el Duero con las pipas de viña de Oporto).

¡Importante incluso, es que te divierte!

¡Buen San Juan!

Iglesia de S. João Novo
22 mayo, 2019 / , ,

Construida en una pendiente que baja hasta el Duero, en un lugar llamado “boa Vista”, encontramos uno de los edificios religiosos más significativos del centro histórico de Oporto. La Iglesia de S. João Novo fue construida en el siglo XVI y presenta grandes semejanzas artísticas y arquitectónicas con la Iglesia de S. Lourenço.

 El edificio, con planta de cruz latina, fue construido un poco más arriba de la antigua ermita de S.  João Belmonte. La construcción aún aprovechó la muralla, en la que ancló la construcción de la iglesia y el respectivo monasterio. En el exterior es posible observar partes de la muralla y acompañar su recorrido. Ya en el interior de la iglesia encontramos varios altares de talla del periodo barroco (siglo XVII) y azulejos de la misma época.

En el altar mayor, enriquecido con un retablo, datado del periodo entre 1757 y 1766, podemos encontrar un lienzo reservado a la Visión de San Agustín. La obra está atribuida a João Glama Stroberle, pintor de origen alemán, que nació en Lisboa en el año 1708. En el mismo altar mayor también es posible observar un mausoleo que capta la atención del visitante por su magnífica decoración. Se desconoce quien fue el autor de la obra.

El coro alto de la iglesia está compuesto por una sillería de una sola fila y en el lado del evangelio se encuentra un órgano de tubos. Destacan los azulejos alusivos a la vida de Santa Rita de Cássia, cuyo autor fue Bartolomeu Antunes y, localizada en el altar lateral de Santa Rita la imagen de Santo Ovidio y la de Nuestra Señora de la Guía, de Manuel Mirada, situada en el altar colateral. También es de gran interés el altar del Señor de los Pasos, situado en el lado derecho; la imagen de la invocación de Jesucristo es de grandes dimensiones y presenta trazos profundamente realistas. Desde esta iglesia salía la procesión del Señor de los Pasos, muy probablemente sería la imagen que se encuentra en este altar la que saldría en procesión.

Enfrente de la iglesia se encuentra el Palacio de S. João Novo, construido a finales del siglo XVIII, de estilo barroco y que muchos atribuyen a Nicolau Nasoni. Aunque está cerrado hace más de una década el Palacio sirvió de hospital durante el asedio de Oporto, en las Guerras Liberales y, más tarde, fue sede del Museo de Etnografía.

Además de las semejanzas con la iglesia del antiguo Colegio Jesuítico de San Lorenzo, la iglesia de S. João Novo revela también la influencia de la iglesia dos Grillos, por la composición de la fachada y por la planificación interior.

El edificio está adaptado para personas con limitaciones físicas y  aunque esté cerrado los domingos, es posible visitar la iglesia de S. João Novo desde el lunes hasta el sábado gratuitamente.

Este año, la iglesia de S. João Novo es uno de los espacios de la ciudad de Oporto que integra la programación del In Spiritum – el festival propone descubrir el patrimonio histórico a través de la música-.