Tradición de la cena de Navidad en Porto

Tradición de la cena de Navidad en Porto

Las tradiciones navideñas siempre han tenido un significado muy especial dentro de las familias de Porto, pero hace 100 años todo era un poco diferente.

La cena de Navidad, (la cena del 24 de diciembre), sólo existía en el norte. Al sur de Porto, desde el Adviento, las familias ayunaban por la carne, y este día se pasaba en estricto ayuno. Sólo después de la Misa del Gallo la cena era servida.

Porto ya seguía la tradición de la Edad Media, con el Bacalao de Navidad. La familia se reunía en la mesa para celebrar juntos la”Consoada” (la Nochebuena) que viene del verbo consolar.
Como no se podía comer carne, y el bacalao era el pescado más barato, la comida consistía en bacalao hervido, acompañado de col y patatas hervidas, regadas con un buen aceite de oliva nacional extra virgen; los pasteles de bacalao, el pulpo guisado o el arroz con pulpo eran otros de los platos sin carne más elegidos.

Pero desde la Segunda Guerra Mundial, sólo las familias más ricas siguieron pudiendo consumir bacalao de forma regular, y para éstas el bacalao se convirtió en sólo para los días festivos.

Hay una leyenda que dice que en Toledo, antes de las 12 campanadas, los campesinos mataban a un gallo, que tomaban a la iglesia para regalarlo a los más pobres, para teneren una Navidad más feliz. Así la carne era reservada para el día de Navidad (25 de diciembre) con el pavo relleno siendo el rey de este día.

La misa del gallo no formaba parte de las tradiciones del puerto, porque la convivencia familiar no debía interrumpirse. En el norte nadie rezaba por el niño Jesús a medianoche, porque a esa hora todo el mundo estaba alrededor del pulpo y bacalao.

Para el postre, “broas de natal” se destacaban, y más tarde el famoso “Bolo-rei”, de forma redonda, con un agujero en el medio. Tradicionalmente, dentro del Bolo-rei había una haba seca, y un pequeño regalo hecho de metal o cerámica. Quienquiera que se quedaba la haba seca tenía el deber de pagar por el siguiente Bolo-rei, y el regalo llevaba afortunado para quien lo encontrara.

Detrás de este pastel, hay un simbolismo de unos 2000 años de antigüedad. La leyenda dice que el pastel representa los regalos que los Reyes Magos le dieron al Niño Jesús. La corona simboliza el oro, los frutos cristalizados y secos son la mirra, y el aroma del pastel es el incienso.

Esta tradición fue importada de Francia, de la corte de Luis XIV, donde este pastel se hacia para las celebraciones de Año Nuevo y el Día de los Reyes.
El Bolo Rei, llegó a Porto en 1890 por la Confitería Cascais.

Otro postre del que una persona de Porto no prescinde en Nochebuena es la Aletria. Es de origen árabe y se hacia con pasta fina, leche de almendras y miel. Normalmente se cubre con dibujos hechos con canela.

También las Rabanadas son un dulce manjar en la casa de los Portuenses, en Navidad. En los invictos es habitual emborracharlas con vino de Porto. En el sur se llaman ” Fatias Douradas”.
Las primeras recetas se remontan a 1611. A principios del siglo XX eran muy comunes en Madrid, de donde provenía la receta.
El vino de Porto es el néctar de la Navidad de Porto, y siempre es un buen momento para beber, comprar y ofrecer. Sin olvidar nunca la elección de los mejores vinos para poner en la mesa en estas fiestas.

 

(Visited 114 times, 1 visits today)
9 diciembre, 2020 / , ,
Comments

Comments are closed here.

Publicidad
Instagram #heyporto
No images found!
Try some other hashtag or username
(Português) Subscreva a nossa newsletter!