Cultura

EL ASEDIO DE OPORTO
14 septiembre, 2018 / , ,

Fueron  13 meses que marcaron para siempre la ciudad. El asedio de Oporto se prolongó de julio de 1832 a agosto del año siguiente, pero su memoria permanece en la toponimia y en el alma de la ciudad.

La ciudad quedaría para siempre marcada por los meses que estuvo sitiada: además de los daños materiales y de las pérdidas de vidas humanas, este periodo de la historia dio a Oporto el título de “Antigua, Muy Noble, Siempre Leal e Invicta Ciudad de Oporto”, atribuido por D. Pedro como forma de agradecimiento por la lealtad y valentía con la que los portuenses defendieron la causa liberal. Incluso el rey vendría a ofrecer su corazón a la ciudad como forma de agradecimiento.

Nombres como el “Barrio del Sitio de Oporto”, “Calle del Heroísmo” (en memoria a una sangrienta batalla que allí tuvo lugar) o “Calle de la Firmeza”, que perpetua “la lucha y resignación con la que los portuenses valerosamente resistieron” el asedio, evocan esa época y una guerra entre dos  hermanos con convicciones opuestas.

Oporto nunca aceptó la subida al poder del absolutista D. Miguel (1828) y cuando D. Pedro asume el mando del movimiento liberal encuentra en la gente de la ciudad un poderoso aliado. El 08 de julio de 1832 D. Pedro, venido de las Azores, desembarca en Pampelido (Mindelo) para tomar la ciudad de Oporto, llegando a la actual Plaza de la Libertad a mediodía. Las tropas de D. Miguel habían sido desplazadas a Lisboa, por lo que los liberales no tuvieron dificultad para entrar en la ciudad. El día siguiente, el ejército absolutista, venido del sur, se instaló en la Serra do Pilar, al otro lado del río, para bombardear la ciudad y expulsar a los liberales. Comienza así el asedio: los partidarios de D. Pedro permanecen en Oporto, cercados. Los alimentos y los bienes esenciales empiezan a escasear y, con la agravación de la situación, el cólera y el tifus pasan a ser también adversarios de quien lucha por la causa liberal.

En junio de 1833, los liberales alteran la estrategia y acuerdan atacar desde el Algarve. Las tropas miguelistas, convencidas de que el adversario estaba debilitado, resuelven lanzar un gran ataque a Oporto, pero son derrotadas. El 26 de julio Lisboa estaba ocupada por los liberales, pero Oporto permanecía sitiado. El 18 de agosto, bajo el mando del mariscal Saldanha, el ejército liberal consigue una victoria decisiva que llevará a que, dos días después, los partidarios de D. Miguel se batan en retirada. Finalizaba el sitio de Oporto.

La estación de metro que es un museo
14 septiembre, 2018 / ,

La estación de metro de Campo 24 de Agosto guarda un verdadero tesoro: las ruinas de una torre de agua que allí existía.

Además de haber sido diseñada por el prestigioso arquitecto portugués Souto Moura, esta estación, en el centro de la ciudad, tiene otro motivo de interés al albergar los vestigios arqueológicos de un depósito que abastecía la fuente que había en este lugar. En el  siglo XIX, se enterró el arroyo que discurría por allí, así como el puente que la atravesaba. Con el paso del tiempo y la urbanización de la zona circundante –que anteriormente era mayormente rural-, la memoria de este pasado fue olvidada, hasta que el progreso recuperó esta memoria.

Durante la construcción de la estación de metro, a principios de este siglo, fue descubierto lo que quedaba del antiguo depósito, así como algunos objetos, incluyendo suelas de zapatos, cerámica portuguesa, vidrio italiano o porcelana china. Para preservar estas memorias las ruinas se desmontaron para ser posteriormente reconstruidas en el lugar donde hoy día pueden ser visitadas, acompañadas de explicaciones que contextualizan la importancia de estos restos.

Agustina Bessa-Luís
14 septiembre, 2018 / ,

“Vivo aquí, pero Oporto no es para mí un lugar; es un sentimiento”

Agustina Bessa-Luís es una de las mujeres más emblemáticas de la cultura portuguesa. Con decenas de obras publicadas y mujer de una personalidad única, tiene una enorme pasión por Oporto.

Nació en Vila-Meã, Amarante, el 15 de octubre de 1922, pero durante su  infancia y adolescencia vivió en diversas ciudades, manteniendo,  sin embargo, una fuerte conexión con la región del Duero, notoria en muchas de sus obras. La biblioteca de su abuelo materno le permitió el primer contacto con la literatura francesa e inglesa, que la influenciarían.

En su adolescencia llegó a escribir novelas bajo pseudónimo, pero fue en el 1948 cuando publicó su primer libro, Mundo Fechado. Tres años antes se casó con Alberto Luís, conoció a su marido a través de un anuncio que publicó en un periódico en el que buscaba una persona culta con quien intercambiar correspondencia, lo que revelaba su temperamento independiente y determinado. En 1953, con la novela premiada, A Sibila, Agustina Bessa-Luís ganó un gran reconocimiento.

Desde ese momento, y hasta los primeros años del siglo XXI, publicó decenas de obras,  algunas de ellas adaptadas al cine por Manuel de Oliveira. A pesar de, en múltiples ocasiones,  no haber quedado satisfecha con estas adaptaciones, esta colaboración fue larga y prolífica. Agustina incluso escribió el texto que acompaña la película Visita o Memorias y confesiones, realizada para ser exhibida tras la muerte del realizador. La Corte del Norte también fue adaptada al cine por João Botelho y varias obras fueron adaptadas para el escenario. Además de los romances, escribió también piezas de teatro, biografías, ensayos y libros infantiles. Entre 1986 y 1987 fue directora del periódico O Primeiro de Janeiro y entre 1990 y 1993 estuvo en la dirección del Teatro Nacional de D. Maria II.

Es miembro de la Academia Europea de las Ciencias, de las Artes y de las Letras (París), de la Academia Brasileña de las Letras  y de la Academia de las Ciencias de Lisboa. Entre las distinciones recibidas se cuentan la Orden de Santiago da Espada (1980), la Medalla del Honor de la ciudad de Oporto (1988) y el grado de Officier de la Orden de las Artes y de las Letras del Gobierno Francés (1989). Tiene obras traducidas al alemán, castellano, dinamarqués, francés, griego, italiano y rumano.

Valiente, inteligente, sarcástica y sin miedo a desafiar convencionalidades y poderes, Agustina Bessa-Luís nunca temió decir lo que pensaba ni se dejó intimidar por el hecho de ser mujer o de no pertenecer a los círculos de poder. Por motivos de salud está apartada de la vida pública y literaria  desde hace varios años.

Capela dos Alfaiates
13 septiembre, 2018 / , ,

Discretamente situada en la confluencia de dos calles y con una arquitectura aparentemente simple, esta capilla merece ser visitada.

Si bien es conocida como la Capela dos Alfaiates (Capilla de los Sastres), dado que fue mandada construir por la Hermandad de Sastres, esta pequeña iglesia fue llamada Capela de Nossa Senhora de Agosto, teniendo en la fachada una imagen de barro de esta santa.

Fue construida en 1554 muy cerca de la Catedral de la Sé de Oporto, pero debido a la apertura del Terreiro de la Sé, fue retirada del lugar y en 1953 reedificada en el lugar donde se encuentra actualmente. Esta catalogada como Monumento Nacional desde 1927.

Nossa Senhora de Agosto es patrona de los Sastres, de ahí la veneración que llevó a que decidiesen construir este pequeño monumento cuya arquitectura realiza la transición del Gótico tardío al Manierismo de Inspiración flamenca.

En su interior,  además de la imagen en piedra caliza de la santa y de S. Bom Homem (San Buen Hombre), siglo XVII,  destaca el retablo de Nosa Senhora de Agosto, realizado en talla dorada del siglo XVII y de estilo manierista. Está compuesto por un conjunto de ocho tablas con episodios de la vida de la Virgen y del Niño Jesús: la Anunciación, la Adoración de los Pastores, la Adoración de los Reyes Magos, la Asunción de la Virgen y el Niño Jesús entre los Doctores. El remate está hecho por la Coronación de la Virgen, flanqueada por la Visitación y por la Huída a Egipto. Las pinturas fueron hechas entre 1590 y 1600.

Calle do Sol/ Calle S. Luís, Oporto

Horario: de lunes a viernes, de 15:00 h a 17:00 h

GPS: 41.143277204857, -8.6074742674828

 

 

Forte de São João Baptista
3 septiembre, 2018 / , , ,

También conocido como Castillo de San Juan de Foz, esta fortaleza fue construida para proteger la ciudad de los ataques piratas y de los navíos de países enemigos.

Erguido en el margen derecho de Barra do Douro, la génesis de este fuerte fue la residencia del obispo de la Diócesis de Viseu,  elaborada según el proyecto de un arquitecto italiano. Considerada como la primera manifestación de la arquitectura renacentista en el norte de Portugal, esta casa, así como los edificios adyacentes – como la iglesia de San Juan Bautista y la capilla-faro del Arcángel San Miguel-, fue rodeada de murallas durante el reinado  de D. Sebastián (1567). Su localización estratégica, fundamental para la defensa de la ciudad y de la región, justificaría varias intervenciones llevadas a cabo a lo largo de los años, procurando evitar ataques de piratas y de navíos provenientes de naciones con las que Portugal estaba en guerra a lo largo de su historia.

Cuando se restauró la independencia portuguesa después de 60 años de dominio español (1580-1640), D. João I quiso interesarse por el estado de las fortalezas nacionales y por la necesidad de construir más fuertes. El ingeniero francés Charles Lassart fue enviado a Oporto para determinar las obras necesarias en el fuerte; se decidió demoler la iglesia y la residencia, haciendo de esta manera la fortaleza más segura. Después de concluidas las obras, se reforzó la presencia de tropas de el lugar. En el siglo XVIII la fortaleza fue descrita con cuatro baluartes, un revellín, 18 piezas de artillería, pero al final de siglo se decidió que era necesario reforzar su seguridad, en especial con la finalización del foso y con la construcción de dos baterías. En el 1798 se proyectó también una portón de estilo neoclásico, con puente levadizo, que substituyó a la primitiva puerta de armas.

La evolución del armamento y de la capacidad de defensa llevó a que este fuerte fuese perdiendo importancia durante el siglo XIX. A mediados del siglo XX estaba abandonado, acabando por ser considerado Monumento de Interés Público y en los años 80 y 90 fue objeto de trabajos de limpieza y consolidación.

 

Curiosidades:

En el siglo XVI las obras fueron pagadas con los fondos obtenidos por el impuesto sobre la sal.

Durante la Guerra Peninsular (1808-1814), el 6 de junio de 1808, el Sargento Mayor Raimundo José Pinheiro ocupó las instalaciones del fuerte. En la madrugada siguiente hizo izar en su mástil la bandera portuguesa. Fue el primer acto de reacción portuguesa contra la ocupación napoleónica.

Durante la Guerra Civil Portuguesa (1828-1834), protegió, durante el asedio de Oporto (1832-1833), el desembarco de manutención para las tropas liberales de la ciudad.

En el siglo XIX sirvió de cárcel política.

La poetisa Florbela Espanca, casada con uno de los oficiales, vivió en el fuerte a principios de los años 20.

Coordenadas GPS: 41.148445879541, -8.6748862266541

Horario: de lunes a viernes de 9:00 a 17:00

 

Las dos imágenes de Nuestra Señora de la Luz
13 agosto, 2018 / , ,

Anteriormente al faro de San Miguel, que fue construido en 1758 en Foz, había habido en el mismo lugar una capilla dedicada a Nuestra Señora de la Luz.

Según algunos estudios, en la prehistoria este lugar tenía un significado especial, como lo demuestran marcas hechas en las rocas. La referencia a “Nuestra Señora de la Luz” y a la respectiva capilla aparece en el 1680. Era una construcción sencilla pero de gran importancia para pescadores y marineros.

Bombardeada durante las guerras liberales, la capilla fue destruida, pero de su interior se salvó un altar con una imagen que hoy día está en la iglesia de São João da Foz do Douro. Esta imagen de Nuestra Señora invoca la luz, tan necesaria para quien iba al mar. Enmarcada por una escultura dorada y adornada con imágenes de ángeles, Nuestra Señora de la Luz es venerada aún hoy día.

En la misma iglesia existe también otra imagen, con 30 cm. de altura y realizada en marfil, representando a Nuestra Señora con Jesús en el regazo. A pesar de su reducido tamaño, esta imagen, decorada con un manto bordado en oro y piedras de colores, se destaca por la rareza y belleza de algunos detalles. La imagen estaba destinada a ser transportada y besada por los fieles en los días festivos.

Fuente: O Tripeiro 7ª Serie, Año XV, número 9, septiembre 1996
Las barberías tradicionales de Oporto
20 julio, 2018 / , , ,

Estas son nueve de las barberías de la ciudad de Oporto y todas se sitúan entre el Hospital de San Antonio y la Estación de São Bento.

También tradicional es la decoración de estas barberías, con sillones de hierro e instrumentos de latón capaces de aguantar décadas de uso. Los profesionales acompañan a su vez esta longevidad: muchos son hombres de edad avanzada, con el cabello decolorado por el paso del tiempo y los dedos cubiertos de arrugas.

Barbería Porto: nació en 1946, pero de esa fecha solo quedan los sillones y una caja de limpiabotas. El resto de la decoración vintage fue traída por los nuevos propietarios. Está a dos pasos de Aliados.

  • Barbería Garrett: desde 1979 en manos de Acácio Branco, esta barbería se encuentra a pocos metros de la Ayuntamiento de Oporto. Con una decoración a la antigua, este establecimiento solo tiene clientes masculinos.
  • Oficina do Cabelo: antigua barbería Tinoco, reabrió con este nombre. Desde 1929 mantiene los lavabos en mármol, sillones de hierro, enormes espejos y suelo revestido con mosaicos en forma de abanico. Está considerada  hoy día patrimonio de Oporto.
  • Barbería Santo Antonio: tiene las dimensiones de un pasillo, pero trae mucha historia en las manos de Antonio Cardoso. Son más de 50 años de cortes en el comienzo de la calle 31 de Janeiro.
  • Bebería Norton: en esta barbería, en la zona de Batalha, se habla de todo y se mantiene viva la tradición de barbero de barrio, con sillones de cuero, brocha para la barba y navajas para la barba.
  • Salón Veneza: son casi 90 años de vida y más de 70 de barbero. En estos sillones burdeos ya se sentaron figuras notables de nuestra historia.
  • Barbería Sport: Fue en 1942 cuando esta barbería se instaló en Oporto. En una era en que se perdía más tiempo en acicalar el bigote que en cortar el cabello.
  • Barbería Invicta: Aventino Silva está en esta barbería desde los 10 años y a pesar de la llegada de las cuchillas no perdió clientes.
  • Barbería Orlando: Ya cuenta con dos espacios en Oporto, pero es en la calle Álvaro Castelões donde se mantiene la tradición, los clientes y las conversaciones sobre todo.

Fuente: “Os bigodes à antiga e a arte de os fazer bem feitos” – Prueba de Aptitud Artística de Edgar Duarte (Escuela Artística Soares dos Reis)

EL ASCENSOR DE GUINDAIS
16 julio, 2018 / , ,

Hoy en día hay un funicular, pero a finales del siglo XIX el recorrido entre la plaza da Batalha y el Casi (muelle) dos Guindais se hacía con ascensor. Inaugurado el 04 de junio de 1891, sufrió, dos años después un accidente sentenció su interrupción durante más de 100 años.

El ascensor fue ideado para unir el Casi dos Guindais, lugar donde llegaban, con barco, productos alimentarios y la zona de Batalha que, por su localización central, era un punto de distribución de estos productos hacia otros puntos de la ciudad. La diferencia entre el punto más alto y el más bajo era de 75 metros, pero existían dos niveles de inclinación diferentes (7% y 47%). El ingeniero portuenses Raúl Mesnier realizó el proyecto y las obras se iniciaron en 1889. La cantera dos Guindais fue excavada, el ascensor construido y, después de diversas pruebas, inaugurado en junio de 1891.

El transporte se realizaba con tres vagones , una de contrapeso y dos principales, con una longitud de 5,6 metros  y capacidad para 40 personas. En la parte central de estos vagones existían compartimentos de lujo, con alfombras, asientos tapizados y cortinas. Los viajes tenían lugar cada cinco minutos y su precio era de 40 reales, pero la gran inversión necesaria para la construcción y conservación del ascensor no se recuperó nunca a través de estos ingresos. En el 1893, un accidente –sin apenas perjuicios materiales- sentenció su clausura. El actual funicular se inauguró en 2004.

Fuente: O Tripeiro 7ª serie, año XXII nº 3 –  marzo 2003

 

Iglesia Anglicana St. James Anglican Church
6 junio, 2018 / , ,

En una ciudad con unas conexiones tan fuertes con la comunidad británica, conocer la St. James Anglican Church y el Cementerio de los Ingleses es pasar a saber un poco más sobre esta relación que ha durado siglos.

Los vínculos entre Oporto y los británicos son antiguos y pasaron a ser aún más intensos gracias al comercio del Vino de Oporto. Fue en el 1671 cuando se fundó la capellanía de Oporto, pero como en esa época los Protestantes no podían tener locales de culto ni celebrar abiertamente servicios religiosos, las familias inglesas residentes en Oporto se reunían discretamente en casas particulares. Tampoco podían ser enterrados en cementerios católicos, por lo que eran sepultados en los márgenes del Duero.

En 1787, el cónsul británico John Whitehead fue autorizado a comprar un terreno, fuera de los límites de la ciudad, para ser utilizado como cementerio. En 1815 se empezó a construir la iglesia, que se finalizó tres años después. De aspecto neoclásico, tuvo obras de ampliación en 1866/67,  ampliando la nave que pasó a tener forma de cruz.

Rodeada por un muro –exigencia de las autoridades portuguesas durante su construcción – la propiedad contempló también un cementerio, donde están sepultados, por ejemplo, miembros de la familia Forrester, los aviadores ingleses que perdieron la vida cuando sobrevolaban territorio portugués durante la II Guerra Mundial o el cónsul John Whitehead. La iglesia y el cementerio pueden ser visitados.

Información:

Largo da Maternidade Júlio Dinis, 45

Web: www.stjamesoporto.org

De transporte tradicional a símbolo de una región
6 junio, 2018 / ,

El Barco Rabelo es uno de los mayores símbolos de Oporto y del Duero. Originalmente creado, en el siglo XVII, para el transporte de las barricas de Vino de Oporto entre las tierras vinícolas del Alto Duero y los muelles de la Ribera de Oporto y de Vila Nova de Gaia, se conserva hoy día en la memoria colectiva y constituye un elemento privilegiado del turismo de la región.

Frente a la inexistencia de carreteras y ferrocarriles apropiados, el Barco Rabelo era el medio de transporte más confiable y exclusivo para la actividad vinícola. Generalmente estaba tripulado por diez o doce marineros y, en el sentido de la corriente, la tripulación procuraba asegurar la estabilidad del producto más valioso del comercio de la región en aguas turbulentas. En sentido contrario, las embarcaciones eran llevadas por caminos de sirga, tiradas por cuerdas a lo largo de los márgenes del río Duero.

Sin quilla, de fondo plano y con una eslora de entre 19 y 25 metros, incorpora un estructura de madera llamada apégada y remo largo en popa, la espadela, utilizado para maniobrar la embarcación.

La introducción del ferrocarril a finales del siglo XIX y la evolución de las carreteras durante el siglo XX determinaron el declive del tráfico fluvial asegurado por los Barcos Rabelo.

Hoy día, anclados en los márgenes de Oporto y Vila Nova de Gaia, son utilizados con carácter exclusivamente recreativo en la famosa Regata de San Juan, el día 24 de junio de cada año, durante las celebraciones de las fiestas populares de la ciudad de Oporto.

Una versión actualizada de la embarcación original se construyó para el transporte de pasajeros en los paseos por el Duero. Son barcos de madera, con aspecto tradicional, pero que reúnen las condiciones de seguridad y confort exigidas actualmente.