Historia

Ricardo Jorge – Precursor del Sistema Nacional de Salud.
21 septiembre, 2020 / , ,

Ricardo de Almeida Jorge nació en Oporto, el 9 de mayo de 1858.
Asistió a la Escuela de Medicina y Cirugía de Oporto entre 1874 y 1879, terminando su curso de medicina a la edad de 21 años, con una disertación “El nerviosismo en el pasado” Comenzó su vida profesional en la Facultad de Medicina y Cirugía de Oporto. En 1880, enseñó Anatomía, Histología y Fisiología Experimental en la misma Facultad y compitió por el puesto de profesor sustituto en el Departamento de Cirugía de la misma escuela. Elabora un trabajo sobre Ubicaciones de conducción en el cerebro, en un momento en que la neurología estaba dando sus primeros pasos. Sin demorar la práctica clínica, viaja varias veces al extranjero, asistiendo a las lecciones del neurólogo Charcot.
Mientras regresaba a Oporto, publicó varios artículos en revistas científicas y creó el primer laboratorio de microscopía y fisiología en Oporto.
Como la neurología era su primer interés, dejó un trabajo monumental, cubriendo diversos temas, enfocando la mayor parte de su legado en las especialidades de Higiene y Epidemiología. Su estilo va más allá de un hombre de ciencia, como podemos ver en un comentario de Camilo Castelo Branco, de quien era amigo. incluso en el púlpito oratorio … “, en la obra Serões de S. Miguel de Seide.
Los estudios realizados sobre hidroterapia y el interés de Ricardo Jorge en el termalismo y la hidrología (realizando algunos experimentos sobre los efectos de los fluoruros alcalinos y en las aguas termales) siguen, en 1888, el contrato de exploración por cincuenta años, de Caldas do Gerês , donde ocupó el cargo de director clínico entre 1889 y 1892. Companhia das Caldas do Gerês, que no tenía vocación para actividades comerciales, se declaró en quiebra en 1893.
Varios debates sobre la instalación de cementerios en Oporto llevaron a Ricardo Jorge a dar una serie de conferencias (1884), en una actitud contradictoria sobre lo que las autoridades de salud pensaban sobre la higiene social, contribuyendo a un gran debate. Fue un momento fundamental en el proceso evolutivo de la salud pública en Portugal.
Por invitación del Ayuntamiento de Oporto, formó parte de un estudio sobre las condiciones de salud de la ciudad, preparando un informe publicado en 1988. Fue nombrado médico municipal de Oporto en 1891 y recibió otra invitación en 1892 para administrar los Servicios Municipales de Salud. e Higiene de Oporto y el Laboratorio Municipal de Bacteriología.
En 1895 fue nombrado profesor de la Cátedra de Higiene y Medicina Legal en la Escuela Médico-Quirúrgica de Oporto.
Los estudios de Ricardo Jorge, Arantes Pereira y el Conde de Samodães ayudaron a influir en la Reina D. Amélia en la creación de la Asistencia Nacional a la Tuberculosis y la construcción de sanatorios para los enfermos.
En 1899, Oporto fue golpeado por un brote de peste bubónica (en teoría extinta en Occidente desde 1700). Ricardo Jorge hace el diagnóstico informando a las autoridades competentes el brote de la epidemia. Se solicitó ayuda internacional de inmediato y se ordenaron doscientos tubos de suero “Yersin” al Instituto Pasteur de París. Aunque varias personas fueron vacunadas por el Dr. Calmette, entre los cuales los propios hijos de Ricardo Jorge, al conocer muy bien las condiciones para el desarrollo de la peste, establecieron medidas sanitarias estrictas y la eliminación de los agentes transmisores de enfermedades como las ratas y pulgas (por cada rata grande entregada a una estación de policía, se pagaron 20 reales por cada 10 pequeñas), además de medidas preventivas para la erradicación de la plaga (aislamiento de pacientes y desinfección de casas donde se encontraron casos patológicos)
El Consejo de Salud promulgó un cordón sanitario alrededor de la ciudad, defendido por el ejército, sin embargo, el daño económico resultante del aislamiento y la instigación de algunos grupos políticos condujo a una revuelta de la población, lo que resultó en algunos episodios violentos.
Aunque protegido por las autoridades y contando con la solidaridad de los médicos de Oporto, Ricardo Jorge se va a Lisboa, donde es nombrado Inspector General de los Servicios de Salud del Reino Unido, lentes de higiene en la Escuela Médico-Quirúrgica de Lisboa y miembro del Consejo Superior de Higiene y Salud. .
En 1899 creó el de la Dirección General de Salud y Beneficios Públicos y el Instituto Central de Higiene, más tarde el Instituto Superior de Higiene (que hoy lleva su nombre).
Podemos decir que Ricardo Jorge a fines del siglo XIX dio lugar a una profunda reforma de la salud pública en Portugal, en todos los aspectos que están a su alcance (académicos, legislativos y de investigación).
La inestabilidad política de la Primera República no permitió el desarrollo previsto por Ricardo Jorge y fue solo durante el Estado Novo con Marcelo Caetano como Presidente del Consejo de Ministros que se dio un nuevo impulso a los problemas de salud, el modelo de salud presentado por Baltazar Rebelo de Sousa y Gonçalves Ferreira, clave para la creación del futuro Sistema Nacional de Salud.
Una curiosidad interesante fue el hecho de que prohibió la coca-cola en Portugal (en 1927 como Director General de Salud), como se informó después de tomar nota del eslogan publicitario creado por Fernando Pessoa “Primero te pones extraño, luego te involucras”. Fue solo en 1977 que se levantó esta prohibición.
Estuvo activo hasta casi el final de su vida, intervino y participó en una reunión de la Oficina Internacional de Higiene tres meses antes de morir en Lisboa, el 29 de julio de 1939.

El día en que el rey visitó Porto
21 septiembre, 2020 / , , ,

En noviembre y diciembre de 1908, D. Manuel II, que vendría a ser el último rey de Portugal, hizo un largo viaje al norte del país, habiendo pasado varios días en Oporto.

En uno de esos días, y después de su madre, la Reina D. Amelia, haber ido de compras en una tienda grande de la ciudad, el pueblo se reunió en el Campo de la Regeneración (actual Plaza de la República), para una parada militar.

Los diarios de la época dicen que muchas personas subieron a los tejados para poder asistir y que en las calles, los automóviles, trenes y eléctricos que se dirigían al lugar tuvieron que volver atrás.

El desfile recorrió varias calles de la Baixa y, en plena Calle de Santa Catarina, el cortejo fue recibido con una lluvia de flores grande. Al final del día, tuvo lugar una cena de gala en el Palacio de los Carrancas.

Doña Amelia tuvo también un día llenado, habiendo visitado el taller del escultor Teixeira Lopes.

Después de haber recorrido varias localidades del norte, D. Manuel II regresaría a Oporto, habiendo participado en un sarao en el Ateneo Comercial de Oporto. En otro homenaje al rey, los baños de la Playa del Ourigo dieron el nombre del monarca a la playa. En octubre de 1910 se dio la implantación de la República y la designación quedó para siempre olvidada.

FUENTE: O Tripeiro 7ª série Ano XVI Número 1 e 2 Fevereiro 1997

Fuente de la cuchara
18 septiembre, 2020 / ,

Será una de las fuentes más antiguas de la ciudad. No esta que podemos ver hoy al pie de las escaleras del Monte dos Judeus, y debería ser de mediados del siglo XIX, sino su predecesor, instalado en el siglo XIII todavía en la playa de Miragaia, para uso comunitario.
El nomb

re “cuchara” vendrá del impuesto que se tenia que pagar por el ingreso de productos a la ciudad (medido en una cuchara); o según otras versiones, por la cuchara (de madera o metálica) con la que se daba de beber el agua. Pero la fuente actual sigue siendo una reliquia, con su estructura de granito y extrañamente rematada con el balcón de una casa. Está catalogada como propiedad de interés público, pero merecia una mejor visibilidad.

Su agua fue considerada una vez “la de mejor calidad que tenía la ciudad”. Se puede valorar la antigüedad de esta fuente leyendo la leyenda, ahora casi imperceptible, que estaba grabada en la lápida “Alabanza al Santísimo Sacramento y la Santísima Concepción de la Virgen Nuestra Señora, concebida sin pecado original. 1629. El agua de esta fuente es de la ciudad”

Ruta de los escritores por Porto ( Almeida Garret )
17 septiembre, 2020 / ,

El turismo literario ofrece capital cultural porque brinda a los lectores la posibilidad de visitar y descubrir lugares relacionados, inspirados y que han marcado la vida de los escritores y su patrimonio.

La dificultad para conocer estos lugares demuestra que hay mucho trabajo por hacer en la conservación y difusión de este patrimonio. Algunas de las casas mencionadas cuentan con un panel informativo, pero no se consideran patrimonio cultural, ni hay un relevamiento, de todas las casas que existen.

Este tipo de turismo establece fuertes relaciones entre el turista y sus destinos, relaciones creativas, afectivas y sociales.

Oporto puede así destacar y diferenciarse como un destino rico en patrimonio cultural, con historia y escritores de renombre.

ALMEIDA GARRET

Nació en 1799 en Porto, en la Rua Dr. Barbosa de Castro cerca de Jardins da Cordoaria, en la casa nº 37-41, y vivió allí hasta los cinco años, trasladándose más tarde a Vila Nova de Gaia.

En medio del primer piso de la casa, con características del siglo XVIII, en un medallón ovalado en yeso, colocado por el ayuntamiento en 1864, una inscripción honra la memoria del autor de “Viagens na Minha Terra”.

Hay marcas del escritor por toda la ciudad:

– Iglesia de Santo Ildefonso, donde Garrett fue bautizado en 1799;

– edificio del Colégio de S. Lourenço / Igreja dos Grilos na Sé, y regimiento militar improvisado, donde se refugió durante el asedio de Porto, en 1832, y donde inició la novela “O Arco de Sant ‘Ana: Crónica de Porto”;

– Plaza Almeida Garret junto a la estación S. Bento;

– uno de los responsables de introducir el corazón de D. Pedro en el escudo de armas de la ciudad de Porto;- tumba en su honor en el cementerio de Lapa, aunque sus restos se encuentran en el Monasterio de los Jerónimos, en Lisboa;

– desde 1954, en el 1er centenario de su muerte, una estatua de bronce de él se destaca frente al ayuntamiento de oporto,
– en 2001, cuando Oporto era Capital Europea de la Cultura, la Biblioteca Municipal en los jardines del Palácio de Cristal fue nombrada Almeida Garret.

Se le describe como un dandy petulante y vanidoso.

 

 

 

São Gonçalo de Amarante
16 diciembre, 2019 / , ,

La Iglesia, el Convento y el Puente de São Gonçalo, son los “ex libris” de la ciudad de Amarante, inseparables de la figura que les da el nombre. La gran cantidad de leyendas y creencias que gravitan en torno a este lugar desdibujan la realidad en una encrucijada de tanta nubosidad que nos lleva a la imposibilidad de discernir con precisión dónde terminan y dónde comienza el otro. “Gonçalo era un santo, y un santo admirable, en la temprana edad de un niño; santo y admirable en el segundo de la juventud; santo y admirable en el tercio de los hombres; santo y admirable en el cuarto de antaño; y finalmente santo y admirable, el jueves después de la muerte ”(extracto de un sermón del padre António Vieira en Brasil).

São Gonçalo de Amarante nació alrededor de 1190, en la parroquia de S. Salvador de Tagilde, en el municipio de Vizela, en una familia noble (los Pereiras). Bajo la protección del arzobispo de la Arquidiócesis de Braga, Gonçalo asistió a disciplinas eclesiásticas en la Escuela de la Catedral de la Sede Arzobispal, convirtiéndose en sacerdote ordenado y nombrado párroco de la parroquia de S. Paio (o S. Pelagio) de Riba-Vizela. Primero fue en peregrinación a Roma desde donde fue a Jerusalén, donde tomó 14 años, dejando a los feligreses al cuidado de un sobrino sacerdote. Al regresar a Portugal, es expulsado por lo mismo que a través de un complot habría sido nombrado como párroco. Resignado, deja S. Paio de Riba-Vizela, se une a la vida conventual de la Orden de Predicadores, recientemente fundada por S. Domingos, construyendo una pequeña capilla dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, a orillas del río Tâmega. donde hoy se encuentra la Iglesia y Convento de São Gonçalo en Amarante. El proceso de beatificación se promulgó el 16 de septiembre de 1561. La devoción al santo más popular de los santos portugueses, después de San Antonio de Lisboa, se extendió por Portugal y Brasil. En 1540, Juan III de Portugal y D. Catarina de Austria decidieron construir un nuevo templo y convento dominico en el sitio, bajo la invocación de Gonçalo de Amarante. Las obras comenzaron en 1543, extendiéndose hasta el siglo XVIII, con intervenciones en el siglo XX.

São Gonçalo, en el sec. XIII, comienza la construcción de un cruce entre los dos bancos (es durante este período que surge una inmensidad de leyendas). El puente se derrumbó en el siglo XVIII debido a las inundaciones y luego se recuperó. La famosa defensa del puente de Amarante tuvo lugar en 1809 y fue uno de los momentos más notables de las segundas invasiones francesas. La heroica defensa del puente, como se conoció el episodio, se produjo después de que las tropas francesas ocuparon la Iglesia de São Gonçalo y se les impidió cruzar el Tamega. Han pasado más de 200 años, pero las marcas de bala de cañón y mosquete aún permanecen en la fachada del edificio.

EL ÁGUILA Y EL LEÓN
21 noviembre, 2019 / , ,

Hace unos años subía la Avenida de Boavista acompañada por mis dos sobrinos mayores:

-Niños, ¿quién sabe que representa el águila que hay allí arriba?

-¡Son el Águila y el León de la Rotonda de Boavista!

¡Sonreí al pensar cuan cierta – y también cuan errada- era la respuesta!

El Monumento a los Héroes de la Guerra Peninsular fue proyectado por el arquitecto Marques da Silva y por el escultor Alves de Sousa. Su construcción, responsabilidad de la Cooperativa dos Pedreiros, se inició en 1909 pero no se inauguró hasta 1952, posteriormente al prematuro fallecimiento de Alves de Sousa,  por lo que su finalización quedó a cargo de los escultores Henrique Moreira y José Sousa Caldas.

El monumento está dedicado a honrar a los héroes de la Guerra Peninsular, librada en el marco de las invasiones francesas, que se enfrentaron a Portugal, contando entonces con los ingleses como aliados, los ejércitos franceses de Napoleón Bonaparte, en el periodo de 1808 a 1814.

Esta parte no la sabían mis sobrinos, pero como su tierna edad no aconsejaba hablar de “guerras, acabé por explicarles que había un francés un poco malo que quería que en Portugal solo se comiese queso. Por esto pedimos ayuda a nuestros amigos ingleses … ¡y enviamos a los franceses al diablo con su queso! En ese momento no se me ocurrió mayor disparate, pero ellos recibieron la idea base correcta. Espero…

Compuesto por un pedestal de 45 metros de altura y rodeado de grupos escultóricos que representan escenas de artillería, en el monumento destaca la figura de una mujer, ¡la Victoria!, al frente del pueblo, empuñando en su mano izquierda la bandera nacional y en la derecha una espada. En la parte superior, una columna coronada por un león (símbolo de la bandera de Inglaterra) sobre un águila (símbolo del imperio de Napoleón), elementos que le dieron el nombre popular por el que se lo conoce.

 

Apolo Terrasse – El cine desaparecido
7 noviembre, 2019 / , , ,

Pocos se acuerdan de este cine, construido a principios del siglo XX y demolido a finales de los 40 para dejar paso a la actual calle de Ceuta.
Apolo Terrasse nació en un momento en el que el cine ganaba popularidad. Inicialmente, las películas se proyectaban en barracones en las grandes tiendas de la ciudad, pero, a medida que el interés del público aumentaba y que la producción cinematográfica se diversificaba, empezaron a construirse espacios específicos para la exhibición de películas.

De muchos de estos lugares de diversión queda poco más que recuerdos. Uno de ellos era el Apolo Terrasse, que fue edificado en el 1912. Estaba
ubicado en el lugar por donde actualmente pasa la calle Ceuta, y el acceso principal era por la calle José Falcão, pero tendría dos entradas más: una por la planta baja de una casa de la calle de Santa Teresa y otro por medio de los jardines que descendían hasta la calle de Picaria. A pesar de la localización discreta y de la simplicidad decorativa, el edificio destacaba por la majestad de una gran escultura de hierro que servía de vestíbulo.

El Apolo Terrasse fue construido de manera que pudiera ser utilizado también para otro tipo de espectáculos y eventos deportivos. Por otro lado, el
edificio, compuesto por dos pisos unidos por dos escaleras y porches laterales, revelaba también una gran preocupación en la prevención de incendios. La iluminación, hecha con lámparas en forma de globo, añadía un elemento de modernidad a este espacio.

Fuente: O Tripeiro, 7ª Série, Ano XXXV, Número 1,
janeiro e fevereiro de 2016.

Busto de Homenaje a Guilherme Gomes Fernandes
13 agosto, 2019 / , ,

Por el autor Bento Cândido da Silva, el busto del Comandante de los Bomberos de Porto, Guilherme Gomes Fernandes, fue inaugurado en 1915 en la plaza que desde entonces ha adornado el nombre de este ilustre personaje.

Guilherme Gomes Fernandes nació en Bahía el 6 de febrero de 1850. A la edad de tres años se fue a vivir a Porto y a los trece se fue a Inglaterra con la intención de ir a la escuela secundaria.

A la edad de 19 años, Gomes Fernandes se estableció en Porto. Años más tarde, ayudó a fundar la Associação Humanitária dos Bombeiros Voluntários (1874-75) y el Corpo de Salvação Pública. Fue nombrado Comandante del Corpo de Bombeiros en 1877 e Inspector de Incendios de Porto en 1885. Luego se transfirió a la Companhia de Incêndios, asumiendo la posición de comandante. También desarrolló actividades comerciales en el área del periodismo, después de haber creado y dirigido el periódico “O Bombeiro Voluntário”, publicado entre 1877 y 1890.

Guilherme Gomes Fernandes también fue notable entre otras acciones en la lucha contra el trágico incendio del Teatro Baquet en 1888.

Su contribución al progreso de los bomberos en Porto y el país le valió el título de “Maestro”, así como prestigiosas condecoraciones nacionales e internacionales.

Guilherme Gomes Fernandes murió en Lisboa, Hospital de San José, el 31 de octubre de 1902.

Molinillos de viento en la ciudad de Oporto
12 agosto, 2019 / ,

El origen de los molinillos de viento no está claramente indicado en la historia, pero algunos historiadores creen que el primero nació en Persia durante el año 915 a. C. Otros creen que en Irak, Egipto o China hay indicios del uso de molinos de viento aún más remotos. Sin embargo, no fue hasta el siglo XII que los molinos de viento se introdujeron en Europa.

Este pequeño dispositivo ha facilitado muchos procesos agrícolas como la molienda de granos, bombeo de agua, drenaje de tierras, entre muchos otros.

Ya sea que se utilicen como meras decoraciones o para cumplir su función designada, ¡los molinetes se extienden sobre la parte superior de muchos edificios en la ciudad de Porto!