Las esculturas de hierro de los jardines del Palacio

Las esculturas de hierro de los jardines del Palacio

En la segunda mitad del siglo XIX, Europa estaba repleta de avances tecnológicos como resultado de las diversas transformaciones ocurridas durante la llamada “Revolución Industrial”.

Hay algunos ejemplos arquitectónicos y estructurales en Oporto de esa época y también algunos de los cuales, lamentablemente, solo quedan algunos recuerdos.

Este es el caso del Palácio de Cristal, que recibió su nombre porque se inspiró en el Crystal Palace en todo lo similar, excepto en tamaño, que había sido construido en Londres con el mismo propósito, es decir, la instalación de una exposición pública universal.

Pero si el hierro se usaba ahora como materia prima en las grandes fundiciones industriales combinado con brillantes trabajos de ingeniería y arquitectura, también comenzaba a ver su potencial aplicado a la escultura. Permitía el mismo tipo de detalle y acabado de metales más nobles, pero con mayor facilidad y economía de producción, así como la posibilidad de producción en serie de piezas creadas por grandes maestros.

Así, es común tener obras públicas en espacios ajardinados que para esa época se creaban en ciudades europeas, obras de escultura en hierro fundido.

Los jardines del Palacio de Cristal, a diferencia del edificio, se han conservado en su diseño original y también en sus Esculturas. Si en el caso del Edificio y en los aspectos estructurales y tecnológicos los orígenes fueron ingleses, los campos culturales y estéticos en Oporto y Europa todavía estaban dominados por influencias francesas, más precisamente parisinas.
Al entrar por la puerta principal, nos encontramos con el jardín que precedía a la fachada principal del Palacio y dos fuentes adornadas con elementos escultóricos y cuatro figuras representativas de las Estaciones. Se puede entender su origen por las fundiciones donde se producían y en en algunos casos el autor o autor del modelado original.

Es curioso observar, según un estudio publicado por Paula Torres Peixoto en la Revista de Arquitectura Lusitana, que dado que las Obras que representan las Temporadas proceden de distintos orígenes, en realidad tenemos 3 estaciones representadas y no 4, ya que la que se identifica en su base con el otoño, de hecho es verano cuando aparece dos veces.

Siguiendo la Avenida das Tílias, pasaremos por la Concha Acustica y la comúnmente conocida como “Fonte dos Cavalinhos”, ambas con excelentes obras escultóricas en hierro fundido.

Por todo esto y por todo el espacio circundante, el “Palacio” es y será siempre uno de los lugares más queridos de la Ciudad.

(Visited 20 times, 1 visits today)
1 octubre, 2020 / ,
Comments

Comments are closed here.

Publicidad
Instagram #heyporto
No images found!
Try some other hashtag or username
(Português) Subscreva a nossa newsletter!